thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 16 de marzo de 2014
  • • 17:10
  • • Estadio Marcelo Alberto Bielsa, Rosario, Provincia de Santa Fe
  • Árbitro: D. Herrera
2
F
0

Ponce es el quinto jugador más joven en convertir en el fútbol argentino.

Newell's venció 2-0 a Racing, que no logra levantar

Ponce es el quinto jugador más joven en convertir en el fútbol argentino.

Télam

La Lepra profundizó la crisis de La Academia con goles del juvenil Ponce, de sólo 16 años, y Trezeguet que tiene veinte más. ¿Y ahora, Mostaza?

Qué mala suerte la de Racing. ¿Porque la pelota no quiso entrar? No. Por tener que intentar romper una racha de seis partidos sin victorias justo contra Newell’s. Un equipo que es la antítesis de la Academia. Que agarra la pelota y llega al área a puro toque. Qué poco le cuesta a los rosarinos generar jugadas de peligro. Y esa facilidad dejó en evidencia (aún más) las falencias de los de Mostaza.

Con Banega como estandarte, la Lepra fue muy superior en el primer tiempo y logró abrir el marcador después de una excelente jugada colectiva que terminó con un centro de Isnaldo desde la izquierda que Ponce, de sólo 16 años (es el quinto jugador más joven en convertir en el fútbol argentino), cambió por gol.

¿Y Racing? Además de ser un testigo privilegiado del juego de Newell’s, tuvo algunas jugadas de peligro, especialmente desde los pies de De Paul. Pero no fue claro a la hora de definir. Como en todo el torneo. Y en el complemento, los de Avellaneda salieron decididos a cambiar la historia, pero les duró poco el envión.

El partido fue intenso en el segundo tiempo, de ida y vuelta. La Academia quiso cambiar la historia con más ganas que fútbol. Pero con ganas no se marcan goles. Se marcan, por ejemplo, si tenés un jugador de la jerarquía de Trezeguet, que ingresó en el segundo tiempo y definió con clase desde afuera del área para cerrar la historia.

Un equipo que mezlca a la perfección experiencia y juventud. Eso es Newell’s. Ponce tenía 1 año cuando David ganaba el Mundial con Francia. Hoy fueron los goleadores ante un Racing que no levanta. Chapeau, Newell’s. Suerte, Mostaza.

Artículos relacionados