thumbnail Hola,
En vivo

Copa Libertadores

  • 4 de abril de 2013
  • • 19:15
  • • Estadio Marcelo Alberto Bielsa, Rosario, Provincia de Santa Fe
  • Árbitro: R. Orozco
3
F
1

Scocco hizo la diferencia

Newell's le ganó 3-1 a Deportivo Lara con goles de Pablo Pérez y dos golazos de Scocco y quedó cerca de los octavos. Pérez Greco descontó para el conjunto venezolano.

En la semana, Gerardo Martino había dicho que a él le gusta hacer algo distinto en el fútbol y por eso pretende que sus jugadores se mentalicen para pelear en los dos frentes. Evidentemente, el mensaje llegó muy claro, porque el predominio de Newell's sobre Deportivo Lara fue total.

Los integrantes del conjunto venezolano prácticamente no tocaron la pelota y es probable que hayan terminado bastante contracturados de tanto ver cómo pasaba el esférico de un jugador a otro. Poca reacción, escases de ideas en los pocos momentos de posesión y desorden defensivo fueron los tres rasgos más sobresalientes en el equipo de Lenin Bastidas.

En cambio, el equipo local fue una maquinaria con mínimo margen de error. Scocco demostró, una vez más, que no sólo es un bombardero y que con el mismo pie que rompe arcos es capaz de realizar pases exquisitos. Sumado a esto, Martín Tonso jugó, probablemente, el mejor partido desde que está en Newell's: estuvo intratable por las bandas y contribuyó en la presión bien arriba, algo fundamental en el planteo de Martino. La mejor pelota para atacar es la que se recupera en campo rival y tanto el técnico como los jugadores lo tienen claro.

La supremacía local fue tal que al partido le sobró un tiempo y, de no haber sido por fallas en definición o en el último pase, Newell's podría haberlo liquidado antes de la media hora de juego. El gol de Pérez influyó en el desarrollo del encuentro, pero el equipo venezolano demostró no tener la calidad necesaria como para salir a buscar un partido con el resultado adverso y con la necesidad imperiosa de quedarse con los tres puntos. Se quedó en el medio el cuadro de Barquisimeto, y en ese hueco generado, el equipo rosarino se hizo grande y manejó el partido como quiso.

Cuando el visitante descontó, Martino comenzó a lamentarse con mayor énfasis por las situaciones desperdiciadas pero luego el técnico se llevaría las manos a la cabeza nuevamente, aunque esta vez, no para arrancarse pelo, sino para intentar entender lo que había hecho el mejor de la cancha. Scocco dibujó una hermosa jugada dejando rivales desparramados por doquier para delirio del Coloso del Parque Independencia, que sueña despierto con los octavos de final, porque es líder del grupo hasta que juegue Olimpia y si el conjunto paraguayo gana, la clasificación será casi un hecho.

 




Relacionados