thumbnail Hola,
En vivo

UEFA Liga de Campeones

  • 18 de septiembre de 2012
  • • 15:45
  • • Stadio Giuseppe Meazza, Milano
  • Árbitro: W. Collum
  • • Espectadores: 27593
0
F
0

San Siro se harta del Milan

San Siro se harta del Milan

Getty

El conjunto de Allegri, cada vez más cuestionado, volvió a carecer de argumentos y fue abucheado por su propia hinchada en el empate 0-0 ante Anderlecht por la Champions League.

Se jugaba en el estadio de San Siro el partido entre el AC Milan y el Anderlecht, partido que abría la fase de grupos de la Champions League. Acabó con un resultado de 0-0, partido sin goles.

Empezó creando peligro el Anderlecht ante el Milan, aunque al inicio del encuentro se observó un partido muy abierto en el que podría haber muchos goles si los guardametas no estaban atentos. Las primeras ocasiones más claras las tuvieron los de Van der Brom a través de un córner que no fue bien defendido de primeras por el Milan.

Eran los primeros minutos pero ya se podía percibir la debilidad defensiva del equipo de Allegri (debilidad de la que se aprovechó el Anderlecht a la hora de construir en ataque sin demasiado miedo), sobretodo en las ocasiones de pelota parada, pero también cuando el Anderlecht se acercaba al área milanista. No ayudaban a su situación las pérdidas de balón en el centro del campo.

Una asistencia al centro de Mbokani peligrosísima que no logró aprovechar el delantero del equipo belga avisó al Milan. Abbiati va teniendo más faena, llegando Kljestan a su portería por el centro recibiendo los balones que Mbokani sube por banda izquierda, e intentando frenar las veces que Kanu regateaba por banda derecha.

Para el Milan intentaron conectar Nocerino y Emmanuelson tras la salida de balón de De Jong, llegar a Pazzini, quién también buscaba los espacios arriba para poder ver la portería de Silvio Proto. Le costó mucho al equipo de Allegri, además de que sus pérdidas de balón eran habituales, incapaces de mandar en el centro del campo -dándole de esta forma ventaja al equipo belga.

Las ocasiones más claras para el equipo de Allegri llegaron cuando jugadores como Nocerino lograron llegar a hacer un centro al área del Anderlecht (y cuando esos centros logran tener alguna intención sincera); y la tuvo muy muy cerca Flamini recibiendo un balón dentro del área, un balón que logró mandar a córner Proto con dificultades. Pese a que los de Allegri intentaban pelear algo más y ganar algo de dominación del partido, estaba claro por el momento que era más peligroso el Anderlecht, sufriendo el equipo italiano.

Los jugadores del Anderlecht llegaban a la zona de tres cuartos cercana a la frontal del Milan con relativa facilidad, y una vez allí se encontraban con un muro defensivo que era todo el equipo italiano metido atrás. Intentaban abrirse hueco los belgas con dificultades, pues el Milan defendía con todo. El problema para el equipo de Allegri era que el Anderlecht no tenía ningún miedo de acercarse con una cantidad decente de jugadores a su área.

Las conexiones de Kanu con Mbokani le funcionaban bien al equipo de Van der Brom, intentando aprovechar los córners que sacaban debido a la defensa imprecisa -aunque numerosa- del Milan. Pese a ello volvió a tener una muy clara el Milan de nuevo a través de Emmanuelson: recibió un pase en la frontal con dos defensas detrás y tuvo que que Proto el que paró el balón delante de él.

Y no avanzaba mucho la primera parte, pasaban los minutos y el Milan no lograba cambiar la línea del partido. Los últimos minutos de la primera mitad fueron algo más locos que el resto de lo que se llevaba jugado, con faltas algo más duras y el balón moviéndose más rápidamente por el campo, y el Anderlecht sintiéndose algo incómodo, incluso, con el tono el partido en esos últimos minutos.

Pero con un 0-0 se iban los equipos a túnel de vestuarios en la media parte tras 40' minutos prácticamentedominados por el Anderlecht, poniendo a prueba una numerosa aunque inocente defensa milanista, pero demostrando los de Allegri en los últimos cinco minutos que, al fin y al cabo, son un equipo italiano, y en las jugadas de peligro del final pueden poner en peligro a cualquiera.  

Salía el Milan a la segunda parte queriendo cambiar la imagen que habían dado al inicio: una jugada de Boateng con Nocerino ponía la primera ocasión de peligro claro de los segundos 45' minutos. Se encontraba al inicio algo más incómodo el Anderlecht sobre el campo, siendo los de Allegri los que robaban ahora los balones, intentando conservar el balón desde atrás.

Pero no bajaba los brazos el Anderlecht ni dejaban de pelear: tuvo una ocasión muy seria que tuvo que sacar Abbiati en las últimas, y seguían las subidas por banda de Bruno, subidas que ya se habían visto durante la primera parte y que a la defensa milanista le costaba demasiado cortar. Aún así estaba más lento el partido en general: los milanistas tenían algo más de esperanza, los belgas algo más de miedo en el cuerpo tras recibir de forma más seria a Boateng, Nocerino, Pazzini y compañía, y el balón rodaba algo más en el centro del campo.

Y se producía el primer cambio del partido: por parte del Milan se iba Boateng y entraba El-Shaarawy. La tuvo el Milan muy clara poco después tras una subida de Antonini que no pudo finalizar el equipo milanista en gol pero aún así puso en problemas a Proto. Se dividía muchísimo el partido, estando los de Allegri algo más seguros que en la primera mitad.

DeSciglio intentaba apoyar en las subidas por banda izquierda, siendo un jugador más arriba, un problema más para una defensa del Anderlecht que había visto su trabajo aumentar a medida que pasaban los minutos. Allegri hacía un cambio en defensa para el Milan, entrando Yepes cuando se iba Bonera, y no tardaban en llegar los primeros cambios para el Anderlecht: se iba Bruno tras un partido entero de subidas por la banda y entraba Juhasz, se iba Kouyaté y entraba Praet, y para el Milan se iba Emanuelson y entraba Constant.

Pero la cara del partido seguía como el Milan intentaba que fuese: algo más igualado que en la primera mitad y con el Milan realmente intentando llegar más a la portería de Proto, logrando romper a un Anderlecht que se había relajado mucho y parecía prácticamente otro -quizás ahora respetando algo más el ataque y la contra milanista, sin atreverse a despegarse tanto de su propia área.

El Milan veía complicado hacer más, intentaba guardar el balón en los últimos minutos de partido, sin querer verse con una sorpresa desagradable justo al final. Seguía el 0-0 en el marcador pese a lo movido que había llegado a ser el partido y a la imagen que había dado este al princpio. Pocas tenía ya el Anderlecht, teniendo que conformarse con aprovechar los errores que dejaba ahora el equipo de Allegri.

Se acababa el partido con un 0-0 en el marcador, Allegri caminando con prisa hacia el túnel de vestuarios, y un abucheo considerable a un AC Milan que tiene mucho trabajo por delante si quiere lograr algo esta temporada.

Artículos relacionados