thumbnail Hola,
En vivo

Campeonato del Banco Suruga

  • 6 de agosto de 2014
  • • 07:00
  • • Kashiwa Hitachi Stadium, Kashiwa
  • Árbitro: Jong-Hyeok Kim
  • • Espectadores: 10140
2
F
1

Kashiwa derrotó a Lanús y se quedó con la Suruga Bank.

Kashiwa venció a Lanús y se quedó con la Suruga Bank

Kashiwa derrotó a Lanús y se quedó con la Suruga Bank.

Getty

El equipo 'Granate' se vio soprendido por los japoneses y perdió la posibilidad de conseguir su tercer título internacional. El arbitraje del partido estuvo lleno de polémicas.

Luego del flojo comienzo de semestre que tuvo con las derrotas en la Recopa y la Copa Argentina, Lanús (vigente campeón de la Sudamericana) llegó a Japón para enfrentarse al campeón de la Copa J. League, Kashiwa Reysol, con ganas de tomarse revancha y así sumar su tercera estrella internacional: la Copa Suruga Bank. Sin embargo, fue sorprendido por un rival que tras el empate aprovechó los espacios que dejó el 'Granate' en la defensa y con un polémico penal sentenció las acciones.

El partido fue parejo durante la primera mitad. Lanús salió a intentar imponer su fútbol desde el arranque, buscando siempre adueñarse de la pelota. Pese a esto, se encontró con un rival que con el masivo apoyo de su gente (ocupó el 90% de las gradas), y para sorpresa de más de uno, exhibió un muy buen trato de balón, firmeza en defensa, precisión en ataque y sin miedo a jugarle de igual a igual al equipo argentino.

Así, pese a que el trámite del encuentro era equilibrado, llegó la primera emoción antes del cierre de la primera etapa. Una falla de Somoza en mitad de cancha le dejó servida la pelota al brasileño Leandro, quien agarró mal parada a la última línea de los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto y asistió a Takayama para el 1-0, a los 44’.

Ya en el complemento, el conjunto argentino fue por la igualdad desde temprano y estuvo a punto de encontrarla mediante un par de intervenciones de Jorge Ortíz -que no estuvo certero en la definición- y un cabezazo de Diego Braghieri, pero entre el arquero local y los postes lo impidieron. El empate, se percibía, era inminente. Y no se demoró mucho más en llegar: Somoza se redimió tras su error en el primer tanto y, con un remate desde afuera del área que se desvió en un defensor rival, selló el 1-1 parcial.

Luego del gol, Lanús se volcó en ataque buscando la victoria y dejando algunos espacios en defensa. Entonces, mientras Silva y González intentaban arriba, los japoneses buscaban llegar de contra, algo que finalmente definiría el partido. Lanús no capitalizó las oportunidades que tuvo y en un cruce de Braghieri, que fue al piso, el árbitro sancionó un polémico penal.  Leandro fue el encargado de convertir el remate y en ese momento el panorama cambió.

Y de esta forma, con pocos minutos por delante, los argentinos entraron en desesperación, así fue como además de buscar el empate, entre los tumultos y algunos golpes entre jugadores, González se fue expulsado. Los japoneses gastaron el tiempo como pudieron y el árbitro, permisivo ante estas jugadas, dejó que todo esto sucediera. Finalmente y tras un amago de pelea, la Copa, por quinta vez consecutiva, se quedó en Japón.

Relacionados