thumbnail Hola,
En vivo

Clasificación Mundial Europa

  • 6 de septiembre de 2013
  • • 15:45
  • • Windsor Park, Belfast
  • Árbitro: D. Makkelie
  • • Espectadores: 13629
2
F
4

Cristiano fue figura, le dio el triunfo a Portugal y superó la marca histórica de Eusebio.

Cristiano Ronaldo conquistó Belfast

Cristiano fue figura, le dio el triunfo a Portugal y superó la marca histórica de Eusebio.

Oliver McVeigh

El delantero de Real Madrid convirtió tres goles para el 4-2 en Irlanda del Norte que devolvió a Portugal a la cima del grupo F. Además, superó la marca de Eusebio.

Cristiano Ronaldo es insaciable. Su voracidad de cara al arco rival sirvió para que su selección supere a Irlanda del Norte que se había adelantado en el marcador. Cuando todo parecía perdido, salió a relucir el gen competitivo del atacante merengue para anotar por triplicado y relevar a Rusia en lo más alto de la tabla. Con estos tantos, el futbolista de Madeira se convirtió en el segundo máximo goleador de la historia de Portugal, por delante de un mito como Eusebio y a sólo cuatro de Pauleta.  

Las numerosas bajas dentro del combinado luso -Hugo Almeida, Danny, Rúben Micael y Beto- condicionaban al equipo a la hora de saltar al Windsor Park. La 'Seleçao' estaba obligada a ganar en Belfast, tras la victoria de Rusia. Y ese fue el mensaje que entendió un experimentado jugador como Bruno Alves, que a los 21 minutos colocó la cara interna de su pie derecho para resolver un córner a favor. El central del Fenerbahçe sumó así su noveno gol internacional.

El juego directo norirlandés amenazaba a una zaga con dudas en el repliegue y el juego aéreo. Un defecto que explotó el conjunto local con un tiro de esquina que capitalizó Gareth McAuley con un potente cabezazo que se metió en el segundo palo de un indeciso Rui Patrício.

La clasificación directa se alejaba momentáneamente de los hombres de Paulo Bento, quien veía cómo se complicaba el duelo con la expulsión de Postiga por intentar agredir a McAuley. Emulando a Zidane de una manera descafeinada, más con la intención de intimidar que de golpear, pero con idéntico desenlace que el astro francés.

Con inferioridad numérica afrontaban los portugueses el segundo acto. La orfandad en la generación de juego del mediocampo formado por Veloso, Moutinho y Meireles continuaba y se incrementaba. Además, otro tiro de esquina premiaba la perseverancia de los verdiblancos con la segunda anotación, obra de Ward en situación antirreglamentaria.

Las fuerzas se compensaban tras una falta de Brunt que derivó en que el árbitro lo mandara a los vestuarios con media hora por jugarse. Portugal empezaba a impacientarse, pero Cristiano Ronaldo se encargó de eliminar la ansiedad con un cabezazo seco que igualó el partido. Otra vez desde un córner, el cuarto en el partido que terminaba en la red.

Los 20 minutos finales fueron eléctricos. Ambos equipos buscaban sus opciones con sus armas. Cristiano Ronaldo había desempolvado sus pistolas y repitió con otro atlético salto que fue el tercer gol para los suyos. La tarjeta roja vista por Lafferty era un paréntesis dentro del festival del '7'. Acto seguido, Ronaldo redondeó otra noche de ensueño con un tiro libre en el que batió a Carroll, para meterse en la historia grande de su selección.

Artículos relacionados