thumbnail Hola,
En vivo

Copa Sudamericana

  • 1 de noviembre de 2012
  • • 21:45
  • • Estadio Libertadores de América, Avellaneda, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: Leandro Pedro Vuaden
2
F
2

Mezcla de sensaciones

Mezcla de sensaciones

Americo Gallego / FotoBaires

Pudo haber sido goleado y también lo tuvo para ganar, pero Independiente empató 2-2 con la U. Católica con goles de Tula y Villafañez. Andia y Castillo anotaron en la visita.

Utilizar frases como “le perdonó la vida” en un análisis de un partido de fútbol es demasiado extremista, pero los 90 minutos que se vieron entre Independiente y Universidad Católica parecieron un compacto de dos partidos diferentes.

Sin exagerar, la primera media hora tendría que haber sido una goleada del conjunto chileno, que llegó por el medio, por izquierda, por derecha, por arriba, de lejos, entrando al área y de todas las formas posibles. Por momentos con fútbol de alto vuelo, los de Mario Lasarte dominaron con tranquilidad durante la primera etapa, pero chocaron una y otra vez con Hilario Navarro, que sólo falló en el primer gol de los chilenos, y también con su propia deficiencia para definir de cara al arco rival.

Cuando los habitués del fútbol comenzaron a entonar la trillada frase que advierte de la posibilidad de un empate al conjunto que está desperdiciando sus chances, el equipo de Américo Gallego, muy de a poquito, empezó a atacar, si se puede decir atacar, porque comparar lo hecho por el rojo en la primera parte con las innumerables jugadas ofensivas de la Católica bajo la palabra “atacar” es ser injusto con el equipo visitante.

Dar vuelta el resultado, en una Copa que en un principio nadie en el ámbito de Independiente consideraba y luego de dos fases se tornó importante trae una carga emocional en hinchas y jugadores digna de historia épica. No obstante, el fútbol no es una batalla y sí un juego en el que ganan los habilidosos e inteligentes y esto último fue, precisamente, lo que le faltó al dueño de casa. Cuando tenía que dormir el partido con el marcador a su favor para neutralizar la explosión de los volantes externos del conjunto chileno, fue en busca del golpe por golpe que claramente no lo favoreció, porque en cuanto quedó un hueco en la parte derecha, Cordero (de gran partido) tiro un pase preciso y punzante al corazón del área y Castillo se tiró para empujarla y festejar el empate.

Los minutos finales tuvieron intentos de los dos equipos, pero tibios, como dando la sensación de que querían taparse la cabeza, pero al darse cuenta que los pies quedaban a la intemperie, rápidamente los cubrían aún tomando consciencia de que la parte superior quedaría descubierta.

Lo bueno para el plantel de Gallego es que podría haber perdido por goleada y se salvó. Lo malo, es que estuvo al frente en el marcador y no lo supo aguantar. El punto medio es el empate y por eso esta llave se definirá en Chile.

Artículos relacionados