thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 24 de noviembre de 2012
  • • 17:00
  • • Estadio Libertadores de América, Avellaneda, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: N. Pitana
2
F
2

Radiografía de un clásico devaluado

Radiografía de un clásico devaluado

Independiente River 2

Sin el brillo futbolístico de antaño, Independiente y River repartieron puntos en el Libertadores de América. Pitana, protagonista.

Los noventa minutos fueron un reflejo fidedigno de las campañas de ambos clubes. Un clásico mediocre, mal jugado, irregular. Devaluado como el presente de ambos equipos, un encuentro que resultó vibrante por los errores y groserías de unos y otros. Independiente y River empataron 2-2 en un partido ordinario que pasará al olvido para nunca jamás ser recordado.

Presuroso, el Rojo se adelantó a los tres minutos por intermedio de Hernán Fredes, tras una magnífica escalada de Osmar Ferreyra por el flanco izquierdo. La jugada se repetiría en el segundo tiempo, con el partido igualado en uno, pero con resultado dispar: el 10 del Diablo la colgó por encima del travesaño. River repitió errores pero la suerte le jugó a favor.

Primero, Jonathan Bottinelli ganó en los cielos del área local para empatar el partido. Después, tras el fallo de Fredes, Carlos Sánchez capturó un rebote en el área y ajustició a Hilario Navarro con un zurdazo inatajable. La suerte y el destino se reían una vez más del Rojo, que también sufría los desaciertos de Néstor Pitana. El árbitro no sancionó ni la infracción de Gabriel Mercado sobre Ernesto Farías en el primer tiempo ni la mano intencional de Leandro González Pírez en el segundo.

Américo Rubén Gallego metió mano tras el gol e Independiente renovó su fisonomía con el ingreso de Fabián Vargas. El local empezó a crecer a partir del liderazgo del colombiano y llegó al empate por intermedio de Leonel Galeano, en una jugada que contó con la complicidad de Daniel Vega. Independiente tuvo el triunfo en los últimos minutos, pero Vega se redimió y le anularon bien un cabezazo con destino de gol a Julián Velázquez.

Un partido de complejo análisis, porque no existen argumentos para describir la mediocridad y resulta un desafío más complejo que la fraccionar y traducir en palabras la excelencia. En ambos equipos, otro denominador común, esta vez positivo: Ernesto Farías y Rodrigo Mora fueron los más destacados del partido. Frente a un panorama desolador se rebelaron con prestancia y, ante todo, con destellos de fútbol en un partido para el olvido.

Artículos relacionados