thumbnail Hola,
En vivo

Prim B Nacional

  • 8 de marzo de 2014
  • • 20:30
  • • Estadio Libertadores de América, Avellaneda, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: S. Pezzotta
0
F
1

Independiente perdió con Huracán y explotó el estadio

Independiente perdió con Huracán y explotó el estadio

Télam

Con gol de Toranzo, el Globo profundizó la crisis del Rojo, que perdió por tercera vez consecutiva. A Montenegro le atajaron un penal en el primer tiempo. ¿Los hinchas? Furiosos.

Hace más o menos un semestre, la situación era casi la misma. Con el descenso recientemente consumado, Independiente no le encontraba la vuelta a la B Nacional y llegaba a la sexta fecha con tres empates y dos derrotas. En aquel partido, le ganó con lo justo a Huracán, semanas más tarde se fue el Turco Mohamed del Globo y el Rojo comenzó su racha positiva.

Esta vez, contra el mismo rival, otra vez el equipo de Omar De Felippe venía con dos pares de partidos sin victorias, y un Huracán oportuno e inteligente lo empujó al abismo. El estadio fue un termómetro de la situación actual de un equipo que sumó al Pocho Insúa pero cada vez juega peor. Las banderas al revés ya demostraban que las cosas no estaban bien, y el aliento fue incrementando hasta el momento en el que Díaz le atajó el penal a Montenegro. Algo hay que reconocer: hubo hinchas que siempre apoyaron al equipo, pero cuando Toranzó rompió el empate, esa cantidad disminuyó considerablemente.

Además de que el partido estaba cuesta arriba para el equipo de Avellaneda, los cambios del entrenador se lo pusieron más complicado aún: afuera Pisano, Fredes y Montenegro, tres de buen pie -a pesar del mal rendimiento- y adentro Benítez, Menéndez e Insúa. De los tres que ingresaron, sólo el Pocho tiene la capacidad de hacer algo diferente para poder empatar un partido, pero no tenía cerca a los más habilidosos del equipo, que ya estaban afuera del partido.

Un par de centros a Penco que el grandote nunca pudo conectar y algunos lujos casi innecesarios de Toranzo, llenaron un segundo tiempo que se caracterizó por un estruendoso rosario de insultos que bajó desde las tribunas. El Globo tiene más aire con esta victoria, e Independiente está sumergido en un infierno cada vez más caliente.

Artículos relacionados