thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 28 de abril de 2013
  • • 14:10
  • • Estadio Libertadores de América, Avellaneda, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: M. Vigliano
3
F
1

Lo ganó con la cabeza

Independiente le ganó 3-1 a Argentinos con goles de Galeano, Montenegro de penal y Fernández. El juvenil Lenis, con un bombazo, había puesto el empate transitorio.

Como en otros partidos, por ejemplo ante Boca, Independiente había jugado un buen partido pero no podía ganarle a Argentinos que, modesto y conformista, se iba tranquilo a casa con el empate transitorio. Le había durado poco la alegría a la gente en Avellaneda tras el cabezazo de Gaelano porque el (ex)desconocido Lenis le rompió el arco a Rodríguez con un derechazo que no olvidará jamás.

La presión de jugar de local con una barra brava inescrupulosa que alienta en las buenas e insulta en las malas es un factor que puede ser determinante en un resultado. Pero si hay algo para destacar es que todavía hay hinchas legítimos y éstos se encargaron de tapar los reproches con aliento incesante y por momentos ensordecedor.

Como tantas otras veces, Independiente era mejor que su rival pero no podía plasmarlo en el resultado. Sin embargo, hubo una fuerza superior indudablemente proveniente de lo anímico, que fue la razón principal por la cual el rojo avanzó con la convicción que le faltó en otras tardes penosas. Caicedo inclinó la cancha después de un primer tiempo fatal de Farías, Osmar Ferreyra le dio fluidez al juego por la banda izquierda y riesgo en la pelota parada, y Fredes desequilibró en el área ante un gastado Garcé, que le cometió un penal infantil.

La fuerza con la que pateó Montenegro fue proporcional a lo que sentían sus compañeros y gracias a eso logaron lo que lograron. Era un partido clave porque San Martín de San Juan había ganado y lo había superado en la tabla de promedios y también porque la relación con la gente estaba rota.

Mientras los hinchas volvían a sus puestos después de la avalancha por el gol del Rolfi, nuevamente bajaron varios escalones porque Caicedo inició una contra, le quedó el rebote a Fernández y el delantero que más rindió en este semestre no perdonó.

Por una semana, los jugadores de Independiente tendrán aire. Seguramente no deberán entrenar con presencia policial durante la semana y no habrá afiches ni pintadas con amenazas para ellos. Esta victoria ante Argentinos le dio mucho más que tres puntos al equipo de Miguel Brindisi, que renovó sus esperanzas y ya no ve un panorama tan negro.

Artículos relacionados