thumbnail Hola,
En vivo

Liga 1

  • 23 de agosto de 2014
  • • 12:00
  • • Stade du Roudourou, Guingamp
  • Árbitro: B. Millot
  • • Espectadores: 16901
0
F
1

Gignac celebra el tanto de la victoria, en el arranque del complemento.

Primera alegría para el Olympique de Marsella de Bielsa

Gignac celebra el tanto de la victoria, en el arranque del complemento.

Gettyimages

El equipo del Loco derrotó 1-0 a Guingamp como visitante y consiguió sus primeros tres puntos en la Ligue 1. Gignac marcó el único gol del partido.

Un punto sobre seis posibles no era el comienzo que soñaban en Olympique de Marsella después de la muy buena pretemporada que había realizado el equipo de la mano de Marcelo Bielsa. A punto tal que en la semana, la prensa local llegó a preguntarle al entrenador por su continuidad al frente del equipo. Por eso, el 1-0 que consiguió el conjunto del Loco en su visita a Guingamp  vale mucho más que los primeros tres puntos en la Ligue 1: es una manera de volver a empezar.

Fue justo el triunfo del OM, que dominó el partido de principio a fin. De entrada nomás, el equipo del entrenador argentino dejó en claro que quería ser protagonista en territorio ajeno: en los primeros veinte minutos de juego, el Olympique generó tres situaciones de gol muy claras. A los 8 minutos, Mamadou Samassa atoró rápido a un Florian Thauvin que había quedado cara a cara con el gol; a los 10, Dimitri Payet le dio a colocar de primera y la pelota pasó muy cerca del ángulo; y a los 20, André-Pierre Gignac provocó una buena reacción del arquero rival con un buen remate desde afuera. Pero la ventaja no llegaba. Hasta que el técnico hizo un movimiento de piezas que cambió el destino del partido.

En el entretiempo, Bielsa sacó a Thauvin, puso al belga Michy Batshuayi a jugar como centrodelantero y corrió a Gignac, que había sido el mejor de la cancha en la etapa inicial, a jugar como extremo derecho (una posición que nunca fue la suya). Y esta vez el tiempo no tardó tanto en darle la razón al técnico: a los 20 segundos de juego del complemento, Batshuayi pivoteó en la izquierda, Ayew tiró el centro pasado y Gignac apareció solo en el segundo palo para marcar el 1-0 con una volea de manual. El fondo de Guingamp nunca le encontró solución a la nueva posición del punta, que ganó cada vez que encaró por afuera.

Con la desventaja y el correr de los minutos, el local se vio obligado a disputarle el protagonismo al Marsella, pero apenas si contó con un par de oportunidades para llegar a la igualdad: un centro en el que el arquero Steve Mandanda calculó mal y un remate de afuera del ingresado Reynald Lemaitre que picó en el la parte de arriba del travesaño. Los últimos minutos transcurrieron lejos del área visitante, pero eso no evitó que Bielsa se fuera del estadio con una preocupación: sobre el final, Gignac se torció el tobillo y debió ser retirado de la cancha en camilla y con visibles gestos de dolor. 

Al menos, ahora al Loco le preguntarán por eso y no por la duración de su estadía en Marsella.

Artículos relacionados