thumbnail Hola,
En vivo

Campeonato Mundial de Clubes

  • 21 de diciembre de 2013
  • • 13:30
  • • Stade de Marrakech, Marrakech
  • Árbitro: A. Faghani
  • • Espectadores: 37774
2
F
3

Luan celebra con Pierre el gol sobre la hora que le dio la victoria a Atlético Mineiro.

Atlético Mineiro le ganó a Guangzhou Evergrande y se quedó con el tercer puesto

Luan celebra con Pierre el gol sobre la hora que le dio la victoria a Atlético Mineiro.

Getty

El Galo venció con un gol agónico por 3 a 2 al Guangzhou y evitó terminar peor en el Mundial de Clubes. Ronaldinho se fue expulsado en el segundo tiempo.

Atlético Mineiro no jugó bien en ninguno de los dos partidos del Mundial de Clubes. Jamás encontró su rendimiento, ese que lo llevó a ser campeón de la Copa Libertadores. Por eso quedó afuera ante Raja Casablanca y le costó tanto vencer a Guangzhou Evergrande, con un gol sobre el final, ya pasados los 90 minutos de juego. Así y todo, el Galo venció por 3 a 2 a Guangzhou, se quedó con el tercer puesto y evitó lo que podría haber sido una catástrofe mayor.

El partido arrancó con todo. Diego Tardelli puso el 1 a 0 a los dos minutos de juego y le daba la victoria bien temprano a los brasileños. Pero los chinos entendieron que debían empatarlo rápido y, haciendo gala de toda su velocidad en ataque, Muriqui puso el 1 a 1 siete minutos después. Y enseguida, el Guangzhou lo dio vuelta: Gao Lin entró sólo al área, Victor tapó y, en el rebote, Lucas Candido cometió penal, que el argentino Darío Conca cambió por gol.

Pero, como si fuese una advertencia para la segunda etapa, Ronaldinho hizo lo que sabe hacer mejor: a los 46 minutos agarró la pelota para ejecutar un tiro libre y, entre queja y queja por la distancia de la barrera, la clavó en el ángulo de Li Shuai.

Los segundos 45 estuvieron lejos de ser destacados. Ambos intentaron ir a buscar la victoria, pero ninguno encontró las vías correctas. Muchos fallos en el fondo, por parte de ambos conjuntos, que no supieron aprovecharse y, en ataque, demasiadas impresiciones. Recién a los 85 se dio un quiebre en el encuentro, cuando Ronaldinho fue a disputar una pelota, pisó malintencionadamente a un rival y se fue expulsado.

La noche se empezaba a apagar para los mineiros, quienes sin su máxima figura veían que iban a tener que definir el tercer puesto en los penales, pero otra pifia en la defensa del conjunto asiático dejó sólo a Luan mano a mano con el arquero y, a los 91, terminó dándole la victoria agónica al Atlético.

Así las cosas, el Galo se vuelve con la medalla de bronce, sin técnico y con su figura, Dinho, bastante cuestionada por su flojo rendimiento. Deberá barajar y dar de nuevo, si se quiere mantener entre los equipos más importantes del continente.

Artículos relacionados