thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 17 de agosto de 2013
  • • 18:10
  • • Estadio Juan Carmelo Zerillo, La Plata, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: J. Pompei
3
F
1

Lo liquidó a tiempo

Lo liquidó a tiempo

Rasic / Fotobaires

Gimnasia ganaba 2-1 y Rosario Central se acercaba al empate, pero apareció Nacho Fernández y lo liquidó cerca del final. El Lobo ganó los dos que jugó en el bosque.

En el bosque platense se medían dos equipos cuyo hábitat natural fue siempre la Primera División pero por diversas circunstancias debieron pasar años de tormento en la B Nacional. No obstante, el destino y el gran rendimiento que tuvieron hizo que ambos volvieran a la élite del fútbol argentino en la misma temporada y, fieles a sus estilos, no cambiaron la forma de juego a pesar de ser los "recién ascendidos".

Tal es así que el Gimnasia de Pedro Troglio salió con máxima intensidad desde el inicio y a los ¡treinta segundos! de juego las gargantas del estadio explotaron tras el gol de Paulo Ferrari en contra provocado por un Federico Rasic que estuvo intratable. Lógicamente, Miguel Russo debió descartar el plan de juego y su equipo resignó algo de equilibrio en la búsqueda del empate, lo que provocó un escenario ideal para el local, que aumentó la diferencia por medio de Rasic antes de los veinte de la primera parte.

Gimnasia ganó los dos que jugó en el bosque
Más que nunca, el conjunto rosarino precisaba un descuento que lo dejara a tiro lo antes posible y una vez más el fútbol fue caprichoso y le dio la posibilidad a un jugador que fue uno de los bastiones en el ascenso de Gimnasia; Franco Niell, ese enano que se agiganta en el área rival, dominó, se acomodó y la metió junto a un palo.

Si hay algo que hizo bien el Lobo en el complemento fue continuar con la idea de atacar, aunque a veces se desguarneció en defensa. Como Central iba constantemente a buscar el empate, tampoco tomaba los recaudos suficientes y de a poco se armó un partido típico de Premier League, donde el mediocampo es sólo un lugar de paso y los volantes centrales no hacen más que alinearse con la defensa para recuperar la pelota y ser lanzadores que comiencen el contraataque.

Pudo haberlo empatado el Canalla, pero siempre chocó con la inexpugnable figura de Fernando Monetti, y llegando a los 40 minutos del complemento, Nacho Fernández hundió el puñal hasta el fondo para arrebatarle el sueño del empate al equipo de Russo.

Gimnasia demostró, una vez más, que aquellos que osen llevarse los tres puntos del bosque deberán batallar hasta el agotamientoy aún así es muy probable que se vayan con las manos vacías. Por el contrario, Rosario Central expuso una sensible debilidad fuera de Arroyito, algo que Russo deberá corregir en lo inmediato si no quiere volver a experimentar la pesadilla del descenso.

Artículos relacionados