thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 10 de agosto de 2014
  • • 21:30
  • • Estadio Ciudad de La Plata, La Plata, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: N. Pitana
1
F
1

River y Gimnasia empataron con dos goles sobre el final

River y Gimnasia empataron con dos goles sobre el final

Télam

El Millonario y el Lobo aburrían de lo lindo en La Plata, pero apareció el colombiano, tras un tiro libre de Pisculichi, para romper la modorra y, en el último minuto, lo igualó...

El campeonato arracó con todo, con tres partidos entre el viernes y el sábado donde hubo, al menos, tres goles en cada uno. El nivel comenzó a decaer con Boca y Newell's, donde sólo hubo uno. Y cuando parecía que terminaba por el suelo con Gimnasia y River, apareció Teo Gutiérrez para romper el cero y amagar a llevarse la victoria del Único de La Plata. Sin embargo, Pablo Vegetti amargó al equipo de Gallardo y terminó igualando el encuentro.

Es que el partido había sido aburrido durante los 90 minutos que duró hasta el tanto del colombiano y del ex-Ferro. El Millonario, evidentemente, sintió las bajas de Carlos Carbonero, Cristian Ledesma y Manuel Lanzini, y le costaba generar fútbol en los tramos en los que tenía la pelota. El Lobo, con poco, era un poco más, pero tampoco generaba peligro en el arco que primero fue de Marcelo Barovero y luego fue de Julio Chiarini tras la lesión del 'uno' titular.

El segundo tiempo tuvo el mismo ritmo, lento y aburrido, hasta que a los 24' se apagaron algunas luces. Justo en ese trayecto, los de Núñez estaban un poquito mejor y el parate obligado de casi 10 minutos enfrío las cosas. Tras la reanudación, todo indicaba que el punto era negocio para los dos, pero apareció Teo, ese que estuvo más cerca de irse que de quedarse, para darle lo que, parecía, era la victoria al visitante.

Pero el conjunto de Pedro Troglio tenía una carta más bajo la manga: la de Vegetti. Tras una jugada de Fernández, que tapó excelentemente Chiarini y la tiró al córner, el delantero puso el 1 a 1 cuando faltaban unos pocos segundos para que Pitana diese por terminado el encuentro. Y hasta lo pudo haber ganado él mismo, si en la última jugada que tuvo la hubiese podido empujar adentro del arco.

Fue empate, aunque con pocas luces para ambos.

Artículos relacionados