thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 4 de agosto de 2013
  • • 18:10
  • • Estadio Juan Carmelo Zerillo, La Plata, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: D. Ceballos
1
F
0

Sin gol, este River es Caperucita

El Lobo se comió en el Bosque a uno de los candidatos, que sufrió por la falta de delanteros y perdió por un penal torpe de Maidana que convirtió Licht.

Quizás no fue como aquel de Perdomo que enloqueció a los sismógrafos allá por 1992, pero el gol de Lucas Licht fue muy gritado en la mitad de La Plata. La vuelta de Gimnasia a Primera fue la soñada para los hinchas del Lobo, que vieron como en El Bosque su equipo se terminaba devorando a River, un candidato que empezó el torneo más inofensivo que la mismísima Caperucita, y que terminó corriendo la misma suerte que la joven de la fábula.

En la previa al partido, Ramón Díaz se mostraba muy conforme con los refuerzos que habían llegado. Jonathan Fabbro, ese enganche que tanto había pedido en enero y que finalmente pudo llegar en julio; Osmar Ferreyra, un comodín que Ramón intenta llevar a cuanto equipo dirija el riojano; Carlos Carbonero, el colombiano de buen pie y mucha dinámica por las bandas; y finalmente la llegada de Teófilo Gutiérrez, el 9 que, a gritos, pidió el entrenador millonario.



Claro que de estos cuatro, los únicos que pudieron jugar ante Gimnasia fueron Ferreyra y Carbonero, por lo que la
delantera de River quedó en manos de jóvenes promesas de River, ya que Ramón había decidido no contar con Carlos Luna (se fue a Central) ni con David Trezeguet (recaló en Newell's). A esas salidas se les sumaron las de Rodrigo Mora y Juan Iturbe, quienes terminaron su préstamo y debieron volver a Portugal, y a la baja de Funes Mori, separado del plantel por la dirigencia. Con este panorama, Ramón se decidió por Manuel Lanzini y Giovanni Simeone como delanteros para ir a La Plata.



Gimnasia aprovechó la falta de peso ofensivo de River y se refugió bien en el medio y atrás, consciente de la falta de profundidad de un River que manejó la pelota desde el primer minuto pero al que le costó crear situaciones de gol. El conjunto de Pedro Troglio apostó por salir rápido de contra y por las pelotas paradas. De todas maneras, las jugadas de peligro no abundaron, para ninguno de los dos equipos.

Cuando River más dominaba en el partido, a los 28 minutos del segundo tiempo, Rasic cayó en el área y Diego Ceballos no dudó: penal para Gimnasia por un supuesto agarrón de Maidana que no se pudo observar con claridad por la televisión. Lucas Licht se hizo cargo de la ejecución del penal y lo cambió por gol, con un zurdazo suave a la derecha de Barovero, quien eligió la otra punta.

El Lobo se dedicó luego a aguantar los embates de un River al que le costaba todo, pero que tuvo dos chances claras en los pies de Carbonero y en la cabeza de Simeone, ambas resultas de manera magistral por Monetti, un arquero de excelentísimo nivel. El Bosque, con una buena concurrencia de hinchas de Gimnasia -solo pudieron ir socios del local- explotó de alegría con el pitazo final. River, en tanto, necesitará de los delanteros nuevos para intentar dar vuelta este mal comienzo. Así como está, es inofensivo...

Artículos relacionados