thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 20 de octubre de 2013
  • • 16:10
  • • Estadio Juan Carmelo Zerillo, La Plata, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: G. Delfino
2
F
2

Una postal del partido: en La Plata se jugó poco y se hicieron muchos goles.

Gimnasia y Olimpo se repartieron puntos

Una postal del partido: en La Plata se jugó poco y se hicieron muchos goles.

Gimnasia - Olimpo

En el Bosque, el Lobo dejó pasar una buena oportunidad de acercarse a la punta, en un empate con poco fútbol y muchos goles. Los de Bahía cosecharon más de lo que sembraron.

Gimnasia y Olimpo jugaron mal pero entretuvieron a todos a raíz de sus impericias: tras estar en desventaja por el gol de Nacho Fernández, los de Bahía Blanca lo dieron vuelta con gritos de Damián Musto y Agustín Vuletich, pero el Lobo lo empató con un zurdazo de Facundo Pereyra.

Pero antes hubo un partido. Y en la primera mitad, sin sobrarle mucho, el Lobo impuso su juego y determinó que la mayoría de las acciones tuvieran lugar en el campo de juego visitante. Olimpo sufrió esa presión y tuvo problemas para mantener la pelota, y en ese juego desprolijo el más beneficiado fue Gimnasia.

Así las cosas, a los 22 minutos, tras algunos embates del colombiano Correa, el tándem Rodríguez-Fernández empezó a incomodar a la visita, pero el uruguayo definió con la de palo y su remate, tras una enorme asistencia de Nacho Fernández, se fue por arriba. El Lobo era más, pero fallaba en la definición; Olimpo, desprolijo e incómodo en el juego propuesto por el conjunto platense, se cargaba de faltas y amonestaciones.

Entonces, lo previsible pasó, y en otra buena combinación entre Rodríguez y Fernández, pero esta vez con los roles invertidos, llegó la apertura del marcador. Desordenado, Olimpo poco podía hacer mientras Nacho Fernández corría gritando su gol.

El partido entró en una planicie poco apetecible para todos, en especial los espectadores, y el equipo de Troglio empezó a buscar a través de los pelotazos. Olimpo volvió a adueñarse de la pelota, pero poco hizo con ella. No fue hasta el final de la primera parte que llegaron las únicas claras del bahiense: Cerutti, tras gran asistencia a un toque de Oberman, lo perdió por encima del travesaño cuando la quería picar, y más tarde Adrián Martínez desvió su remate cruzado y bajo cerca del segundo palo.

Pero en el segundo tiempo llegó la acción. Claro que, antes, hubo que aguardar cerca de 20 minutos soporíferos de un partido sin identidad. Pero después se sucedieron las emociones: Correa tuvo el segundo de cabeza, pero lo malgastó. Olimpo reaccionó inmediatamente y, a los 19, tras un empujón alevoso sobre Miloc, Musto quedó solo para cabecear a quemarropa y puso el empate con la complicidad de Monetti. 

El Lobo, sorprendido, fue con todo en busca del segundo e inclinó la cancha, pero cuando se quiso dar cuenta estaba buscando la pelota dentro de su propio arco porque Vuletich había rematado un gran desborde de Cerutti. Todo era decepción en el Bosque, pero alcanzaron tres minutos para que regresara la alegría: a los 32, Pereyra puso el empate con un gol propio del fútbol amateur, luego de que un pelotazo atravesara toda la cancha y cayera en el área visitante, ante la complicidad de la defensa bahiense.

Lo pudo dar vuelta en el final el dueño de casa, pero la impericia no se lo permitió y ambos equipos debieron conformarse con el empate. El triunfo fue para los espectadores, que vieron un partido mal jugado pero apasionante por las acciones.

Artículos relacionados