thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 16 de marzo de 2014
  • • 15:00
  • • Estadio Juan Carmelo Zerillo, La Plata, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: P. Loustau
0
F
1

El Pincha volvió a festejar en el Bosque tras 19 años sin triunfos.

Estudiantes le ganó el clásico a Gimnasia en el Bosque después de 19 años

El Pincha volvió a festejar en el Bosque tras 19 años sin triunfos.

Télam

El Pincha tuvo más oficio y con muy poco se llevó tres puntos importantísimos en derbi platense, que le permiten alcanzar a Colón en la cima; Franco Jara tuvo su debut en la red.

Estudiantes se quedó con el clásico de La Plata y volvió a ganarle a Gimnasia en el Bosque luego de 19 años de sequía en ese reducto; fue 1 a 0, gracias al tanto de Franco Jara que definió a la red una contra letal, a los 10 minutos de la primera parte. Con los tres puntos, el equipo de Pellegrino se trepó a la punta, la que comparte con Colón. El Lobo buscó el empate por todos los medios, pero nunca con la claridad necesaria y por eso se quedó sin nada.

El Pincha quería hacer su negocio y jugó el clásico de manera inteligente, en busca de tres puntos que lo depositaran en la punta. El Lobo lo vivió de manera más intensa, como se suelen protagonizar los clásicos, y en ese duelo personal en el que quería tomarse revancha del empate obtenido en el torneo Inicial, terminó pagando caro algunos pecados inocentes.

Entonces, le alcanzó con muy poco al equipo de Pellegrino para conseguir lo que no podía desde 1995. Un corte en el medio, un pase rápido y largo, una gran corrida de Correa seguida de un mejor pase, y la definición de Jara, que festejó su primer gol con la camiseta rojiblanca justo en el clásico.

Lo que en los primeros minutos había sido presión elevada e intensidad en el juego de Gimnasia, desapareció con el grito del Pincha, que siguió incomodando con la movilidad de Jara en delantera y algunas apariciones aisladas de Carrillo. Estudiantes llevó el partido al ambiente que mejor le sienta, y así, entre un juego brusco y trabado, se esfumó la primera parte.

Entonces, de a poco fue cobrando sentido la frase "el que hace el primer gol, gana", entre el desconcierto de los dirigidos por Pedro Troglio y la espera esperanzada del visitante. El Lobo salió a comerse la cancha en el segundo tiempo, pero el desorden fue moneda corriente y las ganas se fueron diluyendo ante la falta de ideas. Monetti reaccionaba para evitar un resultado más abultado en cada contra, y Rulli hacía lo suyo para evitar el empate.

Estudiantes durmió el partido en el medio; el Lobo empujó con los ojos cerrados y tropezó una y otra vez, y el final del partido, inevitable, le fue cayendo encima a ambos. En los minutos finales, ambos conjuntos se encargaron de que el clásico tuviera más condimentos de un "típico" clásico, y entre empujones y reclamos se fueron expulsados Pereyra y Patito Rodríguez. Una roja por bando, algunos minutos adicionados y el árbitro Loustau decretó el final.

Inteligente, el Pincha no desesperó y alcanzó la cima del Final. El Lobo se quedó sin nada más que el dolor de un clásico perdido... Poco por rescatar para Troglio.


Artículos relacionados