thumbnail Hola,
En vivo

Clasificación Mundial Europa

  • 6 de septiembre de 2013
  • • 15:30
  • • Helsingin olympiastadion, Helsinki (Helsingfors)
  • Árbitro: I. Bebek
  • • Espectadores: 37492
0
F
2

Jordi Alba allanó el camino para la victoria española en Finlandia.

A Brasil, por inercia

Jordi Alba allanó el camino para la victoria española en Finlandia.

Getty

España no tuvo su mejor actuación, pero con goles de Jordi Alba y Negredo venció a Finlandia y se acerca cada vez más al Mundial de Brasil 2014.

España no tuvo uno de sus mejores partidos, pero venció a Finlandia y acaricia la clasificación al Mundial, ayudada por el empate en Georgia de Francia, a la que aventaja en dos puntos con igual cantidad de partidos por jugar. Un gol de Jordi Alba tras una gran asistencia de Cesc Fábregas iluminó un encuentro que hasta ese momento era tedioso, en el que España por momentos careció de dinamismo, profundidad y también de solidez, ya que la selección nórdica se asomó a la cornisa del área de Casillas, que prevaleció ante Valdés, con una facilidad inusitada.

Llegaba España a Helsinki prevenida tras el empate en el partido de ida y La Roja no pudo corregir los errores de aquel encuentro de primavera en Gijón. De hecho, y pese a conseguir un resultado mejor, el rendimiento bajó en casi todos los parámetros. Tuvo más ocasiones la débil Finlandia, que desnudó a una última línea caótica. Del Bosque puso a Koke, un mediocampista, como lateral derecho, y la solución, más que ayuda, se convirtió en una extravagancia.

Ya en el primer acercamiento avisó Finlandia y antes de los 10 minutos Casillas se había visto obligado a tapar un gol cantado con una buena intervención con la pierna. Ambas jugadas vinieron por la banda derecha de España y encontraron a Pukki, que les trajo muchos problemas a Albiol y Sergio Ramos. El autor del gol en el partido de ida fue un tormento para España y una suerte para Finlandia, que elaboró una planificación práctica para poner en peligro al campeón del mundo. El transcurrir del partido dejó en evidencia la mala jornada de España y el envalentonamiento local. Los nórdicos empezaron apostados frente a su arco y, durante la segunda parte, incluso discutieron la posesión y monopolizaron las llegadas.

Pero la calidad en una jugada puntual resolvió el trámite para España. Cesc Fábregas, omnipresente y lúcido en los momentos decentes de la selección española, inventó un pase interpretado por el alma de delantero de Alba, ejecutado gracias a la precisión del primero y a la velocidad del segundo. Fábregas introdujo el balón en el corazón del área, eliminó con ese pase a toda la defensa y Alba definió sutilmente con la pierna derecha.

En poco se modificó el desarrollo del partido. España fue menguando de manera progresiva y Finlandia crecía. Durante casi toda la segunda mitad, cada llegada de los nórdicos sembró dudas en la defensa española. Desajustada y desguarnecida, la última línea quedó expuesta como consecuencia de un equipo que se alargó demasiado y no fue capaz de retener el balón. A España le costó controlar las acciones y quedó a expensas de cualquier accidente, que en este caso, hubiera respondido más a los méritos de cada uno que a los caprichos del fútbol. No encontró la recompensa Finlandia y Álvaro Negredo, que había entrado en la segunda etapa, cerró un cotejo que, junto a la clasificación virtual para la Copa del Mundo, dejó muchas dudas para los de Vicente Del Bosque.

Artículos relacionados