thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 7 de septiembre de 2013
  • • 16:00
  • • Estadio Ciudad de La Plata, La Plata, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: M. González
1
F
1

Al Pincha le hicieron una de piratas

Al Pincha le hicieron una de piratas

Fotobaires

Estudiantes le ganaba a Belgrano con gol de Carrillo, pero el árbitro le invalidó un gol lícito a Patito Rodríguez y después llegó el empate de Maggiolo, un ex-Pincha. Fue 1-1.

En el regreso de Juan Sebastián Verón, Estudiantes no supo cerrar el partido ante Belgrano cuando se encontraba en ventaja, por errores propios o ajenos –el juez de línea le invalidó equivocadamente un gol por posición adelantada– y debió pagar con la igualdad del Lechuga Maggiolo, que haciendo honor a la ley del ex puso el empate en la segunda mitad. Guido Carrillo había puesto en ventaja al local, que mereció mejor suerte.

Después de un temporal que amenazó la integridad del estadio Ciudad de La Plata, y una cantidad de lluvia caída que hacía imaginar un duelo muy trabado, el Pincha y el Pirata regalaron un gran primer tiempo, lleno de posibilidades y buenas intenciones. En esa discusión, Estudiantes parecía un poco más, pero los de Ricardo Zielinski, con un Lucas Pittinari muy movedizo y picante, no quisieron perder protagonismo.

Así las cosas, la primera de peligro estuvo en los pies de Pittinari: el oriundo de Laborde remató dentro del área pero su remate se estrelló contra el poste derecho de Rulli. Belgrano mostraba sus credenciales, sobre todo la solidez atrás para salir rápido por los costados.

El Pincha no tardó en reaccionar y en poner las cosas en orden: se adueño de la mitad de la cancha y comenzó a generar ocasiones, principalmente a través de Guido Carrillo, que tuvo al menos tres posibilidades. La tercera fue la vencida: Jara sacó un sablazo desde afuera del área, y tras un doble rebote el juvenil de Magdalena puso el 1-0.

Pittinari tuvo el empate en sus pies, pero Rulli respondió con altura y se aseguró de que el Pincha llegara al descanso en ventaja. Sin embargo, la segunda mitad fue más desprolija. Tras un breve parate en el comienzo de la segunda mitad por un hincha que cayó de la tribuna (la ambulancia lo trasladó y hubo que esperar a que arribara otra unidad), Estudiantes empezó a conformarse y Pellegrino mandó al banco a Verón, quien regresaba luego de su lesión después de tres fechas.

Belgrano, sin que le sobrara mucho, fue intermitentemente en busca del empate, y lo consiguió con mucho menos fútbol que orgullo. Pero antes de alcanzarlo, recibió una mano de los jueces: Olave dejó corto un rebote tras un remate furibundo, Carrillo –habilitado– la puso al medio y Patito Rodríguez, también habilitado, la empujó al gol. Pero para el juez de línea Potente la posición de Rodríguez fue ilícita y anuló el grito.  

Otra vez movió el banco el ex-Valencia: Pellegrino mandó a la cancha a Jorge Luna en reemplazo del Patito, y Belgrano encontró el empate en la jugada siguiente. Pittinari, una de las figuras de la cancha, guapeó adentro del  área rival y la pelota salió disparada aleatoriamente tras varios rebotes entre Schunke y Silva hasta quedarle en el pie al Lechuca Maggiolo que, ni lento ni perezoso, la mandó a descansar a la red a los 29 del complemento. El ex-Estudiantes no gritó el gol, pero todo Belgrano celebró el empate.

El final fue un simposio de intenciones incumplidas. Estudiantes, orgulloso, fue con más ganas que fútbol; Belgrano, inteligente, espero agazapado la contra. Ninguna de las dos estrategias trajeron resultados traducibles en goles y ambos equipos debieron conformarse con el empate.  

Artículos relacionados