thumbnail Hola,
En vivo

Amistosos

  • 15 de noviembre de 2013
  • • 22:00
  • • MetLife Stadium, East Rutherford, New Jersey
  • Árbitro: S. Petrescu
  • • Espectadores: 38000
0
F
0

Roncaglia tuvo problemas en el sector derecho de la defensa.

Argentina no brilló y empató sin goles ante Ecuador

Roncaglia tuvo problemas en el sector derecho de la defensa.

Friendly Argentina Ecuador Ever Banega

El equipo de Alejandro Sabella extrañó demasiado a Messi y la defensa sufrió la velocidad de Caicedo y Montero. Mascherano y Di María, los únicos dos de rendimiento aceptable.

En la previa hubo quienes desprestigiaron este partido con el argumento de que Argentina no ponía nada en juego, pero al ver el primer tiempo seguramente la conclusión de aquellos debe haberse acercado a la teoría de que hay mucho por lo que jugar. El equipo de Alejandro Sabella la pasó realmente mal cada vez que Montero y Caicedo salieron disparados rumbo al arco del aún inseguro Sergio Romero.

La idea del técnico de la Selección era utilizar éste y el encuentro ante Bosnia para probar variantes, sobre todo en defensa, y después del rendimiento de Roncaglia y Orban, los dos laterales nuevos, la preocupación debe ser mayor que antes. Es cierto que no se puede crucificar a dos jugadores por un partido malo, pero también hay que aclarar que faltan casi seis meses para el Mundial y las chances ver caras nuevas ya no son tantas, algo de lo que también es culpable Sabella, que con las Eliminatorias ya definidas podría haber empezado antes con el casting de defensores.

En el medio, moviéndose como un pulpo, Mascherano fue la rueda de auxilio de todos sus compañeros y aunque nunca lo va a decir, extraña muchísimo a Gago, porque Banega es una incógnita: no recupera ni tampoco genera en ataque. Cuando esto ocurre, generalmente es Messi el que retrocede unos metros para intentar llevar la pelota al área rival, pero sin él, quedó demostrado una vez más que Argentina no es más que un buen equipo con delanteros peligrosos pero muy vulnerable.

En el segundo tiempo hubo una reacción del equipo argentino, más desde el carácter que con armas netamente futbolísticas, ya que las jugadas de peligro pasaron por arremetidas de Di María o Lavezzi e intentos de Higuaín, y no se vio el juego asociado que habitualmente tiene la Selección con todos sus intérpretes.

Hubo nombres diferentes, pero los resultados fueron similares: sin Gago, arriba el equipo está atado a la magia de las individualidades, y abajo, la defensa y el arquero siguen siendo una gran incertidumbre.

Artículos relacionados