thumbnail Hola,
En vivo

Premier League

  • 29 de diciembre de 2013
  • • 13:00
  • • Stamford Bridge, London
  • Árbitro: H. Webb
  • • Espectadores: 41614
2
F
1

Chelsea derrotó a Liverpool por 2 a 1 en Stamford Bridge.

Chelsea derrotó a Liverpool 2 a 1 en Stamford Bridge

Chelsea derrotó a Liverpool por 2 a 1 en Stamford Bridge.

Getty Images

Skrtel abrió la cuenta para el equipo visitante, Hazard lo empató con un golazo y Eto'o le dio la ventaja a los dirigidos por Mourinho, que están terceros en la Premier League.

Era el último gran partido de 2013, y no decepcionó. Intenso, emotivo, adrenalínico, Chelsea y Liverpool pusieron todos los condimentos de un partidazo. Fue 2 a 1 para el equipo de Mourinho, que suma 40 puntos en la Premier League y está a dos del líder, Arsenal, que hoy derrotó a Newcasltle.

El arranque del partido fue tremendo. Liverpool le dejó en claro a Chelsea que iba por el triunfo en Stamford Bridge. A los tres minutos Skrtel puso en ventaja al equipo visitante. El partido, de entrada, se potenció.

Chelsea, volcado en ataque, se descuidó atrás. Las opciones de gol se dieron en uno y otro arco. El belga Eden Hazard aplicó esa dosis de precisión que el resto no tuvo. A los 17 minutos, desde la medialuna del área, la colgó de un ángulo e igualó el partido. A los 34, el brasileño Oscar habilitó a Samuel Eto’o dentro del área y el camerunés estiró la pierna y convirtió el segundo.

El complemento fue igual de emocionante pero poco preciso. Chelsea apostó por las salidas rápidas de contraataque con Eto'o, Willian y Fernando Torres. Liverpool fue a buscar el empate con Coutinho como conductor y Suárez al acecho dentro del área. No fue el partido del uruguayo, que acumulaba una racha impresionante de goles y golazos. No sólo que no convirtió sino que no se le presentaron oportunidades. Únicamente un remate de volea de afuera del área bien controlado por Petr Cech.

El partido se consumió así, entre las imprecisiones y el apuro del Liverpool y la inteligencia y la calma de Chelsea. Howard Webb debió haber sancionado penal de Eto'o sobre Suárez, cuando faltaban ocho minutos para el final del partido. Poco le importó a Mourinho que su equipo se viera beneficiado por el arbitraje. El DT portugués, eufórico, festejó el triunfo arengando a la gente. Chelsea lo necesitaba: ahora está tercero en la Premier, un punto debajo de Manchester City y dos de Arsenal.

Relacionados