thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 6 de enero de 2013
  • • 08:00
  • • Estadio de Balaídos, Vigo
  • Árbitro: Carlos Velasco Carballo
  • • Espectadores: 14913
3
F
1

Celta y un buen regalo de reyes ante el Valladolid

Celta y un buen regalo de reyes ante el Valladolid

Getty Images

Iago Aspas sigue enchufado en 2013 y suma un doblete en este inicio de año. Los locales, muy cómodos ante un rival diezmado.

Suma y sigue, el doblete de Iago Aspas confirma las extraordinarias impresiones que desprendía el de Moaña en Segunda división. Un triunfo que permite al Celta embolsarse tres puntos y olvidarse momentáneamente de los puestos de descenso. Un buen regalo de Reyes para un equipo que siempre muestra un buen fútbol y que hoy ha encontrado a un Real Valladolid menos peligroso debido a sus numerosas bajas.

Dos viejos conocidos de la Liga Adelante medían sus fuerzas en Balaídos. La pelea por el ascenso de la pasada campaña provocó heridas, principalmente debidas a las declaraciones del técnico serbio Djukic quien desempolvó el tema de las primas. Por ello, el feudo céltico recibía de una manera fría e intimidatoria al entrenador blanquivioleta.

Ambos equipos entraron con ganas. Antes de que se cumplieran los 10 primeros minutos, una pérdida vallisoletana en el área céltica provocaba una rápida contra en la que Krohn-Dehli ponía un balón medido y raso que llegaba a los pies de Iago Aspas quien colocaba inteligentemente su cuerpo, entorpeciendo al rival, haciéndose en hueco que le permitía fusilar al guardameta para anotar en la portería maldita. Un buen augurio.

Acto seguido, un error en el despeje del meta Javi Varas, propiciado por el hielo del césped, dejaba el balón franco a Javi Guerra que era trabado por el propio guardameta. Alberto Bueno equilibraba la contienda desde los once metros. El choque se mostraba muy vivo, acelerado y con el matiz de que el estado del terreno de juego invitaba a la sorpresa, un término muy apropiado para una mañana de Reyes.

Casi con la media hora cumplida, un balón de Lago desde la izquierda hacia el área pequeña no llegaba a Iago Aspas que caía ante el leve contacto de dos defensores. Una acción que el árbitró consideró como pena máxima para que el de Moaña lo ejecutara a las mallas, con los nervios añadidos de repetir el lanzamiento en una segunda ocasión.

Tras el descanso no variaba el guión. El Real Valladolid seguía amenazante y el Celta a lo suyo, a explotar los agujeros generados en el dibujo visitante. De este modo, una jugada que se gestaba en el perfil izquierdo regresaba a la parte central donde un confiado Álex López colocaba un misil en la escuadra. El ferrolano volvía a demostrar su potente pegada con otro hermosa diana.

Los pucelanos volvían a remar a contracorriente, ahora tocaba subir líneas con el riesgo que supone dejar a los hombres de Paco Herrera con espacios. Omar, que había estado desaparecido en los primeros instantes, monopolizaba el ataque y asumía los galones aunque el electrónico no se movería.

Con esta victoria, quinta de la temporada, el Celta recupera la fe y pone algo de tierra por medio con el descenso y complica la vida a otros equipos, Mallorca y Granada, al superarlos. El Valladolid estuvo condicionado por las lesiones, sanciones y la Copa África, tres motivos para partir con bajas y que pueden complicar la buena trayectoria del equipo del Pisuerga.

Artículos relacionados