thumbnail Hola,
En vivo

Amistosos

  • 19 de septiembre de 2012
  • • 22:00
  • • Estádio do Governo do Estado de Goiás (Serra Dourada), Goiânia, Goiás
  • Árbitro: C. Amarilla
  • • Espectadores: 37871
2
F
1

Con las manos vacías

Con las manos vacías

Rafael Ribeiro/CBF

Brasil le ganó a Argentina 2 a 1 sobre el final, en Goiania, con goles de Paulinho y Neymar, de penal. El Burrito Martínez había puesto en ventaja al equipo de Alejandro Sabella.

A pesar del planteo defensivo de Alejandro Sabella con 5 defensores, en ningún momento Brasil fue agobiante ni sus delanteros imparables como se presumía. Es cierto que tanto Neymar como Lucas hacen la diferencia pero no hubo un pasaje del partido en el que Argentina sufriera los embates del local. Sin embargo, hay que destacar que el planteo del entrenador argentino fue mezquino y quedó evidenciado en la cancha, ya que el rival no fue ampliamente superior, sólo tuvo la pelota porque se la cedieron.

Es cierto, en la posesión de pelota, el equipo de Mano Menezes superó ampliamente al conjunto albiceleste, pero jugar bien no sólo implica dominar el balón sino también meterlo en el arco rival, algo que la Canarinha únicamente pudo lograr en una pelota parada y con el autor del gol en posición adelantada. Lo del conjunto de Sabella en ataque fue prácticamente nulo. Dejando aparte el gol del Burrito Martínez, que fue antecedido por una buena jugada con doce pases y un desborde de Clemente Rodríguez, el arquero Jefferson no tuvo que esforzarse porque los delanteros rivales ni lo inquietaron.

El local jugó con la presión de todo el estadio por el flojo presente y el deseo de que Mano Menezes deje el cargo ante la posibilidad de que vuelva Luiz Felipe Scolari, quien dejó de ser el técnico de Palmeiras la semana pasada. Neymar tuvo chispazos, pero más de publicidad que útiles para un partido de esta índole. Paulinho, sin tanta fantasía, fue el más completo, no sólo por el gol sino porque tuvo un rendimiento regular en todo el partido y no fue intermitente como el delantero de Santos o Jadson, que también demostró su habilidad con un par de caños pero cerca del área ni la tocó.

Al ver lo poco que entregó Brasil, queda la sensación de que, de haberse animado, Argentina podría haberse llevado un triunfo. No había que llegar al extremo de poner tres delanteros, pero si Peruzzi y Clemente hubiesen tenido la libertad de pasar al ataque con mayor frecuencia, seguramente Barcos y Martínez habrían tenido una descarga cuando estaban de espaldas al arco rival.

Aunque los dueños de casa debieron soportar los silbidos del repleto estadio Sierra Dorada durante todo el complemento, la mano infantil de Leandro Desábato sobre el final y la posterior fantástica ejecución de Neymar del penal le dieron la victoria que lejos de conformar, mantiene a la torcida brasileña disconforme. En cuanto al equipo argentino, si la idea es que alguno de estos jugadores integre la Selección que juega las Eliminatorias, tanto los jugadores como el entrenador deberán entregar algo más que esto.

Seguí a Luciano Garzo en

Artículos relacionados