thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 5 de mayo de 2013
  • • 16:30
  • • Estadio Alberto Jacinto Armando, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: G. Delfino
1
F
1

Un punto que no suma

Boca y River se volvieron a ver las caras luego de tres meses y, con más intenciones que ideas, protagonizaron un empate que lo único que dejó fue el gol récord de Lanzini.

Los BocaRiver siempre son peleados. Desde hace algunos años que no se ven partidos bien jugados, pero siempre son emotivos. Este no fue la excepción a esa regla. Con más garra que ideas, ambos fueron a buscar la victoria, pero terminaron empatando uno a uno en un duelo con liderazgos variados y lleno de incidencias.

El encuentro arrancó furioso. A los 43 segundos del inicio, Manuel Lanzini pisó el área en soledad y metió un cabezazo para poner el primer gol del partido, el más rápido de la historia de los superclásicos. Pero el Xeneize no se achicó ante este hecho, salió a comerse la cancha y protagonizó 20 minutos a puro vértigo y empuje, en los cuales los diridos por Ramón Díaz se metieron atrás y no pudieron salir. Esto tuvo su recompensa, ya que, a los 39, Silva metió el empate tras una gran jugada que dibujó Erviti. Así, ambos se fueron al descanso 45 minutos a puro fútbol.

Pero el segundo tiempo fue otra historia. Si bien arrancó con la misma tónica que la etapa anterior, poco a poco ambos equipos se fueron acostumbrando al empate y ninguno de los dos buscaba, con buenas ideas, la victoria. Eran pura intención y garra, pero los mediocampistas quedaron partidos de los delanteros y todo se vino abajo.

Para sumar, la última media hora estuvo llena de incidencias: primero se paró por cinco minutos por los hinchas de Boca que tiraron bengalas y se subieron al alambrado atrás del arco de Orión. Del otro lado, el que sufría a la gente era Barovero, a quien le arrojaron proyectiles en más de una oportunidad.

Así se fue diluyendo el partido, con pocas llegadas y muchas patadas hasta que Germán Delfino, de regular arbitraje, decidió bajar el telón del primer Superclásico oficial del año.

Ambos se llevan un punto que no les sirve en sus respectivas luchas. River debía sumar para no perderle pisada a los de arriba, Boca para salir de los puestos del fondo. De cualquier manera, la motiviación para ganar era hacerse con este partido tan importante que, más de una vez, le “salvó el año” a más de uno.

Artículos relacionados