thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 15 de septiembre de 2013
  • • 18:15
  • • Estadio Alberto Jacinto Armando, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: S. Pezzotta
2
F
0

Al ritmo de Gago

Al ritmo de Gago

Sánchez Miño Boca Racing Torneo Inicial 2013

Boca le ganó a Racing 2-0 con goles de Sánchez Miño y Gigliotti, pero la diferencia podría haber sido mucho mayor. La Academia jugó muy mal y Gago manejó el partido.

Fue un baile. Lisa y llanamente. Boca le ganó a Racing por 2-0 pero el resultado no reflejó la abismal diferencia que hubo entre uno y otro dentro del terreno de juego. El Xeneize se movió al ritmo de un Fernando Gago excelso que digitó el partido a su antojo. Parado unos metros delante de Pablo Ledesma y jugando casi como enganche, el volante ex-Vélez y Valencia fue el titiritero de un Boca que hizo lo que quiso con un rival muy flojo, que casi no cruzó la mitad de la cancha por impericia propia y por mérito del rival, que presionó arriba todo el partido.

Ya desde el comienzo se vio a un Boca decidido a buscar el partido, con dos volantes por los costados que iban y venían, que jugaban, que presionaban y que se asociaban al conductor Gago y a un Burrito Martínez que jugó un partidazo. Juan Sánchez Miño y Jesús Méndez les ganaron el duelo por las bandas a Villar y a Ibáñez, que nunca pudieron hacer pie. A partir de allí, Boca desbordó abrió la cancha y penetró la defensa de Racing cuando se lo propuso. A los 17, Sánchez Miño comenzó la jugada por la izquierda, abrió para Martínez y fue a buscar al pared. El centro del Burrito fue perfecto y el zurdo cabeceó, más bien acarició la pelota con la cabeza, para ponerla junto a un palo. Golazo y Boca arriba en el marcador.

Racing no podía crear fútbol. A Vietto no le llegaba la pelota, entonces bajaba casi hasta la posición de Pelletieri para intentar generar algo de juego. De Paul, por su parte, nunca se pudo hacer eje. Hauche pasó inadvertido y, sin la pelota, a la Academia no le quedó otra que defenderse, cosa que no hizo bien. Las jugadas de gol a favor de Boca se sucedían una detrás de otra pero el marcador no se movía, el único motivo por el cual los de Carlos Ischia aún mantenían algún tipo de esperanza. La mala para Boca fue la lesión de Emiliano Insúa, que debió salir por una dolencia muscular promediando la etapa.

El segundo tiempo arrancó con otra mala para el Xeneize: la salida del Cata Díaz con una molestia en el aductor izquierdo, motivo por el cual el ex Atlético de Madrid tuvo que dejarle su lugar a Matías Caruzzo. A pesar del contratiempo, Boca siguió jugando igual, con sus líneas muy adelantadas y con mediocampo que no paró nunca de presionar. A los 22, finalmente llegó el segundo y la tanquilidad para los de Bianchi: centro de Gago desde la derecha, la pelota cruzó el área y le quedó a Méndez, quien la levantó como si estuviese jugando en la playa y la volvió a meter al área. Ribair Rodríguez la peinó en el primer palo y Gigliotti cabeceó al gol en el segundo. Quedaba mucho tiempo por delante pero el partido ya estaba casi terminado.

El resto del partido sirvió par que Boca se floree, Gago mostrara todo su repertorio de pases y la defensa mostrara que logró consolidarse luego del mal paso ante Olimpo, logrando mantener la valla invicta por primera vez en el campeonato. Boca volvió a prenderse en el campeonato y, si sigue jugando así, es serio candidato. Depende de que Gago se mantenga sano. ¿Riquelme? Habrá que ver dónde entra en este esquema, en un equipo tan rápido y en el que los 10 jugadores de campo presionan al rival. Por el lado de Racing, la derrota lo mantiene en el último lugar del torneo. Ischia tendrá mucho trabajo por delante...

Artículos relacionados