thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 29 de septiembre de 2013
  • • 18:20
  • • Estadio Alberto Jacinto Armando, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: S. Laverni
2
F
0

A pura potencia

A pura potencia

Gigliotti Boca v Quilmes Torneo Inicial 2013

En un partido lleno de imprecisiones, Boca le ganó a Quilmes por 2 a 0 con dos goles de Gigliotti. Riquelme volvió a jugar y fue de lo mejor en el equipo de Bianchi.

Imprecisión. Ese es el adjetivo que le calza justo al partido. Porque Boca fue para adelante los 90 minutos y mereció ganar, pero no tuvo demasiadas ideas en la mitad de la cancha. Porque Quilmes esperó demasiado atrás, se defendió mal y lo pagó caro porque no pudo realizar las conexiones necesarias entre los defensores, los mediocampistas y los delanteros.

Seguramente los sucesivos parates en los primeros minutos, por las lesiones de Ribair Rodríguez, que debió dejar la cancha y sumó una preocupación más en la defensa, y de Nahuel Zárate, hicieron que el primer tiempo sea trabado. El Xeneize en ningún momento logró generar juego en el medio y, la primera vez que pudo dejar a Riquelme de frente al arco, este colocó a Emmanuel Gigliotti mano a mano con Sebastián Peratta, quien puso el 1 a 0.

Mientras, el Cervecero no tenía un plan B, era como un bote con cuatro agujeros y un sólo corcho: tapaba por un lado y se desborda por el otro. Jugó a bloquear al equipo de Bianchi, pero no lo logró y cuando se encontró en desventaja no supo atacarlo. Sin embargo, en el segundo tiempo salió con otra actitud y tuvo algunas chances de empatarlo hasta que Fernando Gago apareció, se juntó con Sánchez Miño y el Puma, de cabeza, le puso cifras definitivas al partido.

La dificultad de ambos para hilvanar tres pases seguidos tuvo como resultado un espectáculo pobre, del cual se esperaba más por la presencia de Gago y de Riquelme. A pesar de esto, el enganche tuvo algunas pinceladas interesantes y la dupla se mostró conectada, pero el equipo volvió a mostrar la falta de gol: debió haber convertido, al menos, dos goles más (una de Martínez en el palo y otra de Escalante).

Ahora, se viene River. Boca deberá mejorar y deberá ser más preciso, no sólo en los pases, sino también en la definción. Como pidió el DT, está obligado a "calibrar la mira" si no quiere pasarla mal.

Artículos relacionados