thumbnail Hola,
En vivo

Copa Libertadores

  • 3 de abril de 2013
  • • 19:45
  • • Estadio Alberto José Armando, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: Ricardo Marques Ribeiro
1
F
0

Nicolás Blandi metió el gol de la victoria y Boca está cerca de los octavos / FotoBaires

De la mano de Blandi

Nicolás Blandi metió el gol de la victoria y Boca está cerca de los octavos / FotoBaires

Nicolás Blandi. Boca - Barcelona. Copa Libertadores

Boca le ganó 1-0 a Barcelona con gol de Nicolás Blandi y estará clasificado a octavos de final si Nacional gana su partido ante Toluca.

Lo que le faltaba a Boca para poder decirle “el equipo de Bianchi” era autoridad dentro de la cancha. Si bien no fue una victoria contundente, por momentos, el local se adueñó de la pelota y con un Riquelme en inferioridad de condiciones físicas, porque mentalmente siempre es más que el resto, manejó la pelota y los tiempos. Cuando lo conveniente era pasar al ataque con velocidad aunque quedara desguarnecida la defensa, tanto Sosa como Clemente lo hicieron al igual que Guillermo Fernández por la banda derecha, tras ingresar en lugar del lesionado Ledesma.

Es menester aclarar que la última línea de Barcelona se parece bastante a la de Boca: sus jugadores llegan a destiempo constantemente, tienen serios problemas a la hora de marcar al rival en la pelota parada y no gozan de la lucidez suficiente como para salir jugando con claridad y por eso recurren al pelotazo.

Después del gol de Blandi, Boca tuvo esos diez minutos en los que el rival está desconcertado y se le puede meter el segundo pero no lo aprovechó. Burrito Martínez demostró que estaba muy ágil como para ganar en el mano a mano contra un defensor, pero increíblemente sus compañeros lo buscaron poco. La pelota fue mayormente para la banda derecha, por donde Pol Fernández pasó al ataque constantemente.

Después de mucho tiempo, Somoza volvió a tener un buen partido y se lo vio llegando a tiempo a los cruces, presionando con criterio y entregando la pelota como en sus mejores épocas. La lesión de Sosa, que fue reemplazado por Albín, complicó a Bianchi, a quien sólo le quedó un cambio con 40 minutos por delante. Algunos destellos de Arroyo como wing izquierdo le dieron algo de vida al conjunto de Costas, que sintió la ausencia de Damían Díaz, presente en la formación inicial pero desaparecido en el campo de juego. Claramente él es el encargado de repartir la pelota y dirigir los ataques del cuadro de Guayaquil y al estar estático, su equipo quedó librado a depender de los duelos personales de los delanteros externos.

De a poco, Boca fue mermando en su rendimiento y Barcelona, paulatinamente se fue animando a manejar la pelota en campo rival y se dio cuenta que la defensa Xeneize tiene fallas por todos los flancos. Afortunadamente para Bianchi, el único que nunca pierde la concentración atrás es Orion, cuyas salidas rápidas y hasta un rechazo con la pierna derecha en plena área chica fueron señas de que la última línea de Boca no sufrió más sólo porque el rival no lo exigió. Nuevamente, el arquero fue la figura de un encuentro que tuvo dos caras muy distintas en cada mitad.

El partido fue convirtiéndose en un suplicio para Boca. Friccionado y lleno de imprecisiones, el complemento no tuvo demasiadas situaciones pero sí una en la que el árbitro Ricardo Marques Ribeiro no sancionó un clarísimo penal de Matías Caruzzo, experto en la materia, sobre Damián Díaz.

Fue fiesta completa para Boca, que con estos tres puntos quedó al borde de la clasificación, que se sellará si Nacional le gana a Toluca este miércoles. Bianchi había dicho que Blandi pedía cancha, el DT le dio la oportunidad y el 9 le contestó con el gol de la victoria.

Artículos relacionados