thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 23 de octubre de 2013
  • • 18:30
  • • Estadio Nuevo Monumental, Rafaela, Provincia de Santa Fe
  • Árbitro: A. Merlos
0
F
0

River le metió dos goles a Atlético de Rafaela, pero fueron injustamente anulados.

Por dos errores arbitrales, River empató con Atlético de Rafaela

River le metió dos goles a Atlético de Rafaela, pero fueron injustamente anulados.

Fotobaires

Dos errores arbitrales impidieron que el equipo de Ramón Díaz se quedara con una victoria justa en Rafaela. El Millonario llegó a los cuatro partidos sin victorias.

Es increíble, pero también injusto. Es una constante en el fútbol argentino en estos últimos años, y al mismo tiempo un mal que parece no tener solución. Ya no son solamente los jugadores los que inciden en el resultado de un partido, sino también los árbitros y, lamentablemente, cada vez con mayor frecuencia.

¿River desperdició varias chances? Sí, sobre todo una de Teo Gutiérrez, que llegó como una estrella y por el momento comete los mismos errores que el despreciado Rogelio Funes Mori. Pero lo que hizo el juez Andrés Merlos y su terna arbitral es bochornoso y si bien así como se equivocan los delanteros de cara al arco rival, bien pueden fallar los árbitros, hay errores conceptuales por falta de concentración que son inconcebibles para un juez de línea y también para el árbitro, que tiene la facultad de omitir la indicación del asistente.

En la primera etapa no fue tan marcada la superioridad de River como en el complemento, pero sí fue superior el conjunto de Ramón Díaz, a pesar de lo fuerte que suele hacerse Atlético de Rafaela cuando es local. Carbonero avisó con un cabezazo en el travesaño en el primer minuto de juego y más tarde sí quemó la red, pero Ernesto Uziga no vio que el colombiano estaba medio metro habilitado y levantó la bandera. Primera falla grave.

Con la bronca a cuestas por la injusticia que se había cometido, River salió como una tromba a jugar el segundo tiempo y definitivamente tomó el protagonismo en las acciones: arrinconó a su rival contra el arco propio y se ordenó bien en defensa como para no sufrir en los contraataques. Estaba al caer el gol, el cuadro de Núñez llegaba por todos los flancos y la última línea del local estaba cada vez más desbordada, hasta que a la salida de un córner, Balanta la metió tras un rebote en Bastía. El primer error conceptual es cobrar posición adelantada tras un tiro de esquina, lo que claramente demuestra falta de concentración. Y en segundo lugar, la pelota rebotó en Adrián Bastía, por lo que todos los jugadores estaban habilitados.

Que los delanteros de River ejecutaron mal es innegable. Que los árbitros pueden equivocarse, también. Pero que un árbitro cometa un error por estar desconcentrado no se puede convertir en un hecho normal, por el bien del fútbol.

Artículos relacionados