thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 21 de abril de 2013
  • • 16:10
  • • Estadio Nuevo Monumental, Rafaela, Provincia de Santa Fe
  • Árbitro: D. Abal
2
F
0

Panorama negro

Atlético de Rafaela le ganó 2-0 a Independiente con goles de Federico González y Diego Vera. El equipo de Miguel Brindisi está cada vez más complicado para evitar el descenso.

La salida de Gallego no descomprimió y el planteo de Miguel Brindisi, que se la jugó por los hombres de mayor experiencia, tampoco sirvió. Independiente jugó peor que nunca, porque esta vez pudo haber sido goleado si los delanteros de Atlético hubiesen estado finos después del gol de Federico González.

Es cierto que si Tecla Farías metía la que tuvo un ratito antes del gol de la Crema, pero evidentemente la crisis psicológica por la que pasa el delantero del Rojo es profunda y no parece tener chances de una pronta recuperación. Pelotas que antes iban todas a parar adentro del arco, ahora se van lejos, o directamente pasan por adelante de Farías, que pasó de ser un delantero temible a un simple jugador que da lástima dentro de la cancha.

Lo de Atlético fue un concierto de situaciones desperdiciadas. Desbordes por un costado, por el otro, jugadas personales -joyita de Depetris- y hasta remates de media distancia. Y justo la metió después de que Farías marrara una situación inmejorable. Fue un puñal el gol de González y la expulsión de Federico Mancuello terminó de hundir al conjunto de Miguel Brindisi, que desde el banco pidió calma y toques cortos durante todo el partido pero sus jugadores nunca le respondieron.

El complemento se jugó al ritmo que le convino al local e Independiente en ningún momento fue asfixiante en busca del empate. Piernas pesadas, nervios y una ausencia increíble de Montenegro, el único con habilidad para hacer algo distinto en ataque, hicieron que el Rojo simplemente fuera un espectador de lujo. No fue tan marcada la superioridad de los de Burruchaga en la segunda parte, pero la superioridad numérica y la tranquilidad del resultado a su favor fueron dos factores determinantes en el juego.

De tanto ir, el segundo iba a llegar, y fue Vera el que sentenció el partido picándola ante la salida de Navarro. Aunque recibió dos, fueron tres los goles que mataron a Independiente esta fecha, porque el tanto de Cauteruccio que le dio la victoria a Quilmes ante Estudiantes influyó en el estado anímico del plantel del cuadro de Avellaneda. Aunque ganara en Rafaela y también el próximo partido ante Argentinos, seguirá en zona de descenso. La lucha continúa pero cada vez quedan menos batallas...

Artículos relacionados