thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 27 de abril de 2013
  • • 13:00
  • • Estadio San Mamés, Bilbao
  • Árbitro: Ignacio Iglesias
  • • Espectadores: 39750
2
F
2

Athletic hizo valer la historia ante el Barcelona y el título deberá esperar

Athletic hizo valer la historia ante el Barcelona y el título deberá esperar

Getty Images

Barça no pudo ni con el ingreso de un superlativo Messi, que clavó el empate y asistió a Alexis para el 2-1. Sin embargo, a los 90', la historia pesó y, así, hoy no habrá campeón.

Con un Lionel Messi entre algodones y sentado en el banco de suplentes, el Barcelona visitaba en La Catedal al Athletic de Bilbao en busca de una victoria que le permitiera aguardar, dos horas más tarde, por una derrota del Real Madrid ante el Atlético, para así convertirse en el nuevo campeón de La Liga española 2012/13.

En lo que significó el último Athletic-Barça en San Mamés, el equipo catalán no logró quebrar la historia. En realidad, el que cambió el panorama y casi hace olvidar los negativos récords fue Messi. Con el ingreso del mejor jugador del mejor, los dirigidos por Tito Vilanova alcanzaron su mejor juego y remontaron el resultado, tras una hora de partido en la que no habían podido desplegar su estilo característico. Sin embargo, se durmieron y la historia pesó.

Aunque había tenido algunos acercamientos interesantes, la visita empezó perdiendo a los 27', luego de una escapada de Aduriz a toda velocidad por izquierda, en la que engañó a Piqué y metió un centro bajo potente para que entre Susaeta, quizás un centímetro adelantado, a empujarla para poner el 1-0. La ventaja pudo ser mayor antes de irse al descanso, pero los locales no estuvieron acertados frente al arco de Víctor Valdés.

Yéndose al entretiempo en desventaja en San Mamés, las estadísticas marcaban que el Barça nunca había podido remontarle un partido al Bilbao: 28 derrotas y un empate. Y esta vez, pese al superlativo nivel del crack argentino, todo siguió igual. Messi entró a media hora del final del partido y cambió abosultamente todo. En pocos minutos, generó las situaciones más peligrosas de su equipo. Asistió primero a Pedro y después a Cesc, pero ninguno pudo aprovechar las asistencias del crack.

Por eso, Leo tuvo que sacar la varita y hacer lo suyo. Mágica jugada, de videojuego, juntando a tres rivales y dejándolos clavados en una baldosa con varias gambetas, para luego meterse en el área y definir con maestría ante el achique del arquero local. Golazo de Messi, golazo del Barcelona, que iba por el triunfo.

Y la remontada no tardó en llegar. Dos minutos después del empate, a los 69', tras un buen centro de Dani Alves, de nuevo apareció Messi, ahora para dar una asistencia de cabeza al chileno Alexis Sánchez, que remató a quemarropa ante Iraizoz. 2 a 1 y parecía que la historia se quebraba.

Minuto 90, el árbitro dio tres de adición, pero para el Barcelona ya se había terminado el encuentro. Grave error, siesta fatal de la defensa culé y Ander Herrera logró igualar el marcador de manera agónica.

Así, el Barça sumó otro golpe inesperado. Nada comparable a lo que fue la humillante goleada sufrida en tierras alemanas, pero un aliciente más para complicarle el contexto a un conjunto blaugrana que hoy no le alcanzó ni con las mejores pinceladas de un Messi que, en una pierna, marca igual la diferencia.

Artículos relacionados