thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 19 de octubre de 2012
  • • 19:10
  • • Estadio Julio Humberto Grondona, Avellaneda, Provincia de Buenos Aires
  • Árbitro: F. Rapallini
2
F
0

La pelota parada le ganó al juego asociado

La pelota parada le ganó al juego asociado

Festejo de Lisandro López ante Colón / FotoBaires

Arsenal le ganó 2-0 a Colón con gol de Lisandro López y Jorge Ortíz, cada uno en el tiempo adicionado de las dos etapas. En el visitante fue expulsado Iván Moreno y Fabianesi.

Arsenal siempre fue un equipo difícil y lo es ahora a pesar de no estar en un buen momento luego de haberse coronado campeón el semestre pasado. Puede que por haberse relajado haya perdido la regularidad característica que supo tener, pero lo que no olvidó es la efectividad en las pelotas paradas.

El conjunto de Gustavo Alfaro no suele llegar al área rival con más de tres jugadores, como mucho cuatro, pero cuando tiene un tiro libre a favor, aunque la falta haya sido a cinco metros del mediocampo, el rectángulo mayor se llena de camisetas celestes. Los jugadores de Arsenal van como una tropa, a sabiendas de que cabeceando o de rebote tienen altas chances de concretar. En este caso no fue con un cabezazo limpio, como en otras veces sí pudo festejar Lisandro López; esta fue una jugada sucia, que encima debió haber sido anulada por posición adelantada. Pero qué importa, si el arma principal de un equipo es la pelota parada, poco le importará cómo llegan los goles.

Tampoco es que Colón fue brillante y tocó la pelota de aquí para allá, pero si hay algo que vale la pena destacar es que aún en desventaja en el marcador, siguió con la fórmula de jugar por abajo, pero la presión del local le impidió imponerse y tras dos o tres intentos y ver que la pelota volvía atrás, los sabaleros recurrían al pelotazo. De esta forma, se planteó el escenario ideal para el último campeón del fútbol argentino: su rival no logró jugar con comodidad cerca del área de Campestrini y tomó la errónea decisión de empezar a jugar con los pases largos y frontales, lo más fácil de neutralizar para un defensor.

Para colmo, cuando Sensini decidió meter en cancha a Gigliotti e Iván Moreno y Fabianesi para intentar empatarlo, el volante se fue expulsado y con él se fueron las chances de que el equipo santafesino lograra la igualdad. Si bien tuvo dos llegadas que con puntería podrían haber terminado adentro del arco de Campestrini, Colón no encontró la vuelta para romper la defensa del equipo del Viaducto y, para colmo, también en tiempo adicionado pero del complemento, Ortíz llegó para poner las cifras definitivas del asunto y festejar por partida doble, porque mientras se jugaba el encuentro su esposa dio a luz.

El Sabalero se fue deshaciendo con el correr de los partidos y ya no es el equipo sensación como en el inicio del campeonato. El último campeón volvió a la victoria después de cinco partidos y otra vez con su sello, el de la pelota parada.

Artículos relacionados