thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 8 de marzo de 2014
  • • 17:00
  • • Estadio Diego Armando Maradona, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: M. González
0
F
2

Lanús le dio un duro cachetazo al Bicho.

Lanús se aprovechó del mal momento de Argentinos y le ganó 2-0

Lanús le dio un duro cachetazo al Bicho.

Telam

El equipo de Guillermo Barros Schelotto pegó en los momentos justos y se llevó los tres puntos por dos cabezazos precisos; el Bicho no tuvo suerte y se complica su situación.

Argentinos recibió otra herida fuerte en su camino por sobrevivir en Primera: Lanús lo venció 2 a 0 en La Paternal sin ser superior, pero sí muy efectivo; Diego González y Jorge Ortiz, ambos de cabeza y en los momentos oportunísimos, convirtieron los goles.

El Bicho llegó a su casa sabiendo que es allí donde debe hacerse fuerte para salvarse del descenso. Ocupa el último puesto en la tabla de los promedios, por debajo de Godoy Cruz y Olimpo, y ahora tiene un partido más. Pero sus buenas intenciones no alcanzaron para sumar de a tres.

En la primera parte no hizo mucho más que la visita, pero le bastó para empezar a forzar a Marchesín, que fue una de las figuras del partido. Lanús, algo timorato, esperó pero también tuvo las suyas. Fue así que gracias a un preciso centro de Víctor Ayala -una de las mejores pegadas del fútbol argentino- y un cabezazo prolijo de Diego González abrió el marcador instantes antes del final del primer tiempo. Momento justo.

El equipo del Bichi Borghi se iba al entretiempo con el ánimo aplastado, porque no merecía estar abajo, y salió a la cancha en la segunda mitad con algunas dudas, pero muchas ganas. Y ante el repliegue de las defensas granates se acercó al área de Marchesín insistentemente.

Pero el arquero ratificó su gran nivel, y le prohibió a Argentinos quedarse con algo. Primero estuvo rápido para salir a cortar una contra y tuvo suerte de que Sand, sin resistencia, errara su remate. Después le tapó una pelota clave a Cano. La gente en La Paternal sufría mientras veía como sus esfuerzos eran estériles.

Entonces, para dejar de sufrir como si se tratara de una iglesia evangélica, otro preciso pase aéreo de Ayala encontró a un Marciano Ortiz que entró en carrera como si viniera desde Marte, para estamparle su cabeza a la pelota y mandarla adentro. 2-0 y a otra cosa.

Sólo quedó tiempo para los reclamos del local, las expulsiones de Cano y Coria (estaba en el banco), la policía dentro del campo de juego y la desilusión vistiendo las tribunas. El Bicho se complica cada vez más y más, pero sus hinchas despidieron al equipo cantando que "de Primera no se va".

Relacionados