thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 9 de septiembre de 2012
  • • 16:10
  • • Estadio Diego Armando Maradona, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: P. Loustau
1
F
1

Boca dominó pero no lo definió

Boca dominó pero no lo definió

Argentinos - Boca / FotoBaires

El equipo de Julio Falcioni empató 1 a 1 con Argentinos en La Paternal. Alejandro Capurro puso en ventaja al local y Pablo Ledesma, de penal, le dio la igualdad al Xeneize.

La particularidad del estadio Diego Armando Maradona es que hay que resolver en espacios pequeños, como hacía quien le dio el nombre a esta cancha. Otra característica es que las transiciones de defensa a ataque son casi inexistentes porque se llega rápido a campo rival. Por eso, durante el primer tiempo, fue un ida y vuelta constante que, si bien se cortaba antes de las áreas, dio la pauta de que los dos equipos estaban completamente decididos a atacar.

La presión de la línea media del local sobre Somoza y Erviti le complicó las cosas al equipo de Julio Falcioni. De hecho, por una recuperación de Capurro ante el volante central de Boca llegó la apertura del marcador, algo que dejó entrever las fallas defensivas del Xeneize, porque la jugada se había iniciado en un saque de arco por parte de Ustari.

La rápida reacción del visitante con el golazo de penal de Ledesma le permitió a Boca seguir en pie a pesar de que promediando el primer tiempo, Argentinos tenía una luz de ventaja en cuanto al desarrollo del juego. Vale la pena destacar la decisión de Patricio Loustau, que sancionó falta ante el agarrón de Sabia a Silva. Si bien debería ser algo normal, este tipo de infracciones se cometen constantemente en todos los partidos y un ínfimo porcentaje son cobradas por los árbitros.

A Boca le faltó conexión entre el mediocampo y los delanteros. Sánchez Miño está desaprovechado jugando como lateral izquierdo y Chávez aún no hace pie como enganche, lo que provocó un cierto desperdicio de las presencias de Silva y Viatri en el área porque no les llegó una pelota clara. Sin embargo, promediando la mitad del complemento, el partido se empezó a jugar en campo de local, por lo que tanto Albín como Sánchez Miño pudieron involucrarse un poco en las jugadas ofensivas.

La intensidad de la presión del equipo de Astrada disminuyó considerablemente en el segundo tiempo y eso le permitió avanzar en el campo a Boca. Además, el local tampoco tuvo la frescura y movilidad que se había visto en la primera etapa, por lo que prácticamente se resignó a entregarle el protagonismo a su rival. Ahí fue donde se vio la mayor diferencia entre un equipo y otro, pero la falta de puntería le impidió al Xeneize quedarse con tres puntos claves que lo hubiesen dejado una fecha más como líder del torneo.

Artículos relacionados