thumbnail Hola,
En vivo

Amistosos

  • 4 de junio de 2014
  • • 19:15
  • • Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: Daniel Fedorczuk
  • • Espectadores: 40000
3
F
0

Masche sorprendió en el área y convirtió el segundo

Argentina derrotó sin inconvenientes a Trinidad y Tobago por 3 a 0

Masche sorprendió en el área y convirtió el segundo

Télam

El equipo de Sabella completó una sólida presentación ante un rival que no le propuso demasiada resistencia y por la falta de efectividad no fue una goleada mucho mayor.

Estaba claro que el partido en sí no sería medida para la Selección argentina, pero si algo útil a once días del debut ante Bosnia. Después de una semana y media de entrenamientos, era momento de enfrentar a Trinidad y Tobago y cumplió con lo esperado, en el triunfo por 3 a 0 que no fue más abultado por la gran cantidad de situaciones falladas de cara al arco rival.

Si bien no se esperaba un duelo intenso desde el arranque, sobre todo con el antecedente de las graves lesiones en otros amistosos internacionales, los hinchas que llegaron al Monumental esperaban una superioridad notoria del equipo albiceleste. Y aunque lo era desde la jerarquía, arrancó a cuentagotas a la hora de llegar con claridad al arco trinitense.

Durante la primera etapa, las mejores situaciones se dieron cuando Lavezzi y Palacio se turnaron para llegar por el lado derecho, en busca de Messi para que la empuje a la red pero sin éxito. Cuando promediaba el tiempo, un remate desde la izquierda del Pocho movió la red por su lado externo y fue el de PSG, reemplazante sobre la hora de Higuaín, que tuvo una oportunidad clara asistido de cabeza por el atacante de Inter. Pero también hubo lugar para el sufrimiento y Campagnaro salvó a Romero, cuando interceptó lo que iba a ser la definición mano a mano de Jones.

El primer gran susto, de los que más temía Sabella, llegó cuando Martín Demichelis fue al piso a cortar a Marshall y quedó sentido en su pierna. Ya en el epílogo de la primera parte comenzaron a caer las chances netas de gol: un buen remate de Mascherano que se fue muy cerca, una mala definición de Lavezzi y una palomita de Palacio con el arco casi vacío que se fue afuera. Mientras tanto la velocidad de Di María, como continuidad de su gran momento en Real Madrid, hizo estragos para Trinidad y Tobago.

El minuto final fue digno de una película cómica: Di María eludió al arquero y se la sirvió a Messi para que la toque al gol, pero lo interceptaron cuando ya se preparaba para festejar; y en el corner siguiente, Palacio anticipó en el primer palo, Williams pudo hacer poco y llegó el esperado primer grito. Para destacar de esa primera parte fue la llegada como opción de los laterales siempre por turnos, que en muchos pasajes dejó a la defensa parada con tres hombes y Mascherano unos metros por delante; en tanto que nuevamente volvió a verse la combinación de Gago como salida permanente, siempre cerca de Messi que retrocedió para seguir ese circuito de juego que fue habitual en las Eliminatorias.

Para el segundo tiempo, Alejandro Sabella empezó la rotación con dos cambios para prevenir: afuera Gago que sigue con su recuperación y Demichelis por la molestia mencionada, adentro Biglia y Basanta. Argentina comenzó mucho más activo y rápidamente Di María tuvo su oportunidad desperdiciada, y antes del minuto 5 llegó el tiro libre de Messi que dio en el palo y Mascherano estuvo atento para tocarla en el rebote, que se transformó en el 2-0.

Con la diferencia adquirida, llegó el momento de las pruebas no solo de jugadores sino de movimientos: presión alta en campo rival, salida con pelota dominada, control con el campo de juego ancho y pases de más de 30 metros para ajustar la precisión y el control. Pero no fue hasta otro contragolpe que llegó el tercero gracias a la velocidad de Palacio, que dejó atrás al arquero y cuando parecía irse por la línea de fondo, tocó para Maxi Rodríguez y el de Newell's convirtió el tanto con el arco vacío.

Prácticamente los 20 minutos finales estuvieron de más para el partido pero no para Pachorra, que le dio minutos a Augusto Fernández y Ricardo Álvarez, mientras que el resto buscó evitar cualquier contacto con los rivales. Auspiciosa presentación del equipo argentino más allá del rival: mostró variantes en el juego, tuvo vértigo con los laterales, Gago se mostró en el nivel esperado cerca de Messi y cuando dejó la cancha, Enzo Pérez demostró estar a la altura para ocupar su lugar. Y si bien el equipo tuvo problemas en la definición, demostró su potencial incluso sin dos de sus figuras como Higuaín y Agüero.

Alejandro Sabella podrá descansar tranquilo por lo hecho y por sobre todas las cosas, que no hubo lesiones para lamentar como tanto se temía. Y Lionel Messi, el jugador que iba a ser cuidado entre algodones, jugó los 90 minutos por su deseo personal y la ambición de mostrarse. El sábado ante Eslovenia en La Plata será la despedida y el momento de afrontar la última semana previa al debut ante Bosnia del 15 de junio.

Relacionados