thumbnail Hola,
En vivo

Clasificación Mundial Sudamérica

  • 7 de septiembre de 2012
  • • 20:10
  • • Estadio Mario Alberto Kempes, Ciudad de Córdoba, Provincia de Córdoba
  • Árbitro: Wilson Luiz Seneme
  • • Espectadores: 51000
3
F
1

Matadores en el Kempes

Matadores en el Kempes

Festejo argentino / Getty

En el Mario Alberto Kempes, Argentina derrotó 3-1 a Paraguay con goles de Di María, Higuaín y Messi, de tiro libre. Jonathan Fabbro, de penal, había puesto el empate transitorio.

Nuevamente con tres delanteros desde el inicio y con un Ezequiel Lavezzi tremendamente incisivo, el equipo dirigido por Alejandro Sabella demostró que cuando hay cambios de ritmo en campo rival, la delantera es imparable.

Sin la necesidad de un jugador que extienda la tenencia de la pelota para hacer una pausa, cada uno se encarga de bajar la intensidad o subirla según el sector de la cancha y las posibilidades de atacar con profundidad. La presencia de Fernando Gago en el mediocampo se volvió imprescindible en la Selección. Pases cortos, largos, de primera y exquisito traslado de pelota transforman al volante de Valencia en una bisagra entre la defensa y el ataque. Por eso fue el que más pases dio y también el principal receptor de sus compañeros.

Al conjunto dirigido por Gerardo Pelusso se lo vio carente de ideas para atacar y sólo fue peligroso en los tiros de esquina o laterales que iban directo al área de Sergio Romero. El gol tempranero mitad Di María mitad Lavezzi desconcertó a los jugadores paraguayos, que seguro tenían en mente aguantar los embates de Messi y compañía y capitalizar las jugadas ofensivas.

El sector del campo en el que más sufrió el visitante fue en la parte izquierda de su defensa, donde el lateral Richard Ortíz se vio desbordado en todo momento con la presencia de Lavezzi y luego de Messi. Sólo inquietó con algún que otro cabezazo que ni siquiera requirió un esfuerzo mayor de Romero y la jugada del penal no fue provocada por los paraguayos, sino que vino de un error de cálculo de Braña. El volante central de Estudiantes fue el punto más bajo del equipo de Sabella. No sólo falló en el penal, sino que también hizo faltas innecesarias, algunas cerca del área, y encima fue amonestado en el complemento, lo que le impedirá estar ante Perú, por acumulación de tarjetas.

Después del empate de Fabbro, la Albiceleste tuvo unos minutos de desconcierto pero afortunadamente pudo volver a ponerse en ventaja apenas pasada la media hora de juego, por medio de la eficacia de Gonzalo Higuaín. El delantero de Real Madrid no había tenido demasiada participación, pero, una vez más, demostró que es letal en el área.

El complemento entregó un partido más abierto debido a que Paraguay se volcó en ataque en busca del empate y los huecos que se generaron en su campo fueron un factor determinante para que tanto Di María como Messi comenzaran a lucirse. Primero, el mejor del mundo avisó picándola por encima de Villar, pero la base del palo le anuló el festejo. Sin embargo, minutos después, clavó un tiro libre impecable y sentenció el partido.

El tercer gol terminó de borrar de la cancha a Paraguay, cuyos avances fueron potenciados por el orgullo pero en ningún momento se vieron ideas de juego en el equipo visitante. Por el lado de Argentina, Sabella mantuvo tres delanteros en cancha durante todo el partido y, de no haber sido por una lógica merma de los jugadores argentinos, la diferencia podría haber sido aún mayor.

Artículos relacionados