thumbnail Hola,
En vivo

Clasificación Mundial Sudamérica

  • 7 de junio de 2013
  • • 19:05
  • • Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: M. Escalante
  • • Espectadores: 44087
0
F
0

Punto suspensivo

Argentina tuvo más y mejores situaciones, pero no logró convertir ante una Colombia intensa ni siquiera cuando Messi ingresó en la última media hora.

De partidazo a partidito. Argentina no logró concretar tres jugadas clarísimas en el primer tiempo y tampoco aprovechó el “efecto Messi”, que provocó inseguridades en la selección colombiana en la última media hora del encuentro. El empate, entonces, dejó al equipo de Sabella un poco más arriba en la tabla de posiciones, a la expectativa de lo que suceda el martes en su visita a Ecuador, el segundo ubicado.

Hasta las expulsiones de Higuaín y Zapata por agredirse mutuamente, Argentina y Colombia habían ofrecido el partido que todos esperaban ver. Juego abierto, llegadas muy peligrosas, escasa retención de la pelota en la mitad de la cancha. Palo y palo. Mejor el equipo de Sabella, por cantidad y calidad de oportunidades para abrir el marcador: Higuaín y Agüero no llegaron a conectar un buen centro de Zabaleta, enorme intervención de Ospina en un mano a mano ante el Pipita y una situación increíble, tras la falla de Carlos Sánchez, en la que primero Higuaín le apuntó al rostro del arquero y luego Marcos Rojo, en el rebote, con el arco libre, cabeceó al travesaño.

Todo lo bueno de la Argentina pasaba por los botines de Di María, clarísimo conductor arrancando por la derecha y cerrándose, ya que por la izquierda Montillo no lograba liberarse del problema que le planteaba Zúñiga. Pero Colombia mostraba su poder de fuego con un cabezazo de Falcao que salía desviado y un gol bien anulado a Jackson Martínez por offside.

La imagen de Lionel Messi sentado en el banco durante la primera etapa ponía ansiosos a los hinchas argentinos y calmaba a los colombianos. En el entretiempo, Pekerman decidió reordenar una floja defensa colombiana, aún más debilitada por la expulsión de Zapata, y sacó a Jackson Martínez para que ingresara Perea. Buscó orden a costa de perder llegada. Fue un mensaje.

El encuentro fue mucho más cerebral en la segunda mitad. Un grito bien apagado a Agüero por un offside fino pareció despertar al local: enseguida, Sabella mandó a Messi a la cancha en lugar de un sacrificado Montillo. Y el partido cambió, como suele pasar cuando juega Messi.

Mejía se desentendió del partido y sólo buscó obstruir a Messi, con una trabajosa marca personal. Colombia retrocedió, fue el “efecto Messi”, quien en la primera pelota que tocó armó una pared y forzó una situación de peligro. Los visitantes retrocedieron y buscaron lastimar con contraataques, con alguna subida de Zúñiga o Armero para buscar a Falcao. Un gol mal anulado a Agüero, por una posición adelantada previa de Messi que no existió, pudo haber desequilibrado el resultado. Pero todo quedó en empate. Un punto para cada uno, que los acerca a Brasil 2014 pero que, por ahora, es punto suspensivo.

Artículos relacionados