thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 20 de abril de 2013
  • • 18:10
  • • Estadio Islas Malvinas, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: P. Diaz
1
F
1

Polémico empate

Con un arbitraje controversial, All Boys y San Martín de San Juan empataron 1-1. Vildozo y Landa marcaron los goles y Pablo Díaz cobró un penal inexistente y omitió otro clarísimo.

Puede parecer reiterativo, pero en esta instancia hay que repetir cuantas veces sea necesario que el arbitraje está perjudicando notoriamente a San Martín de San Juan. El trasfondo del caso es relacionar directamente a Independiente, un histórico grande, que pelea palmo a palmo con un par de equipos, entre ellos el sanjuanino, por no descender.

El extremo sería elucubrar una teoría de que como Guillermo Marconi, titular del Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina (SADRA), confesó ser hincha de Independiente, los árbitros de dicha agrupación son designados para dirigir a los competidores directos del Rojo para perjudicarlos. Puede que esto sea así o no, pero en lo futbolístico están las pruebas: Pablo Díaz cobró un penal inexistente de Hoyos sobre Vildozo y el delantero de All Boys se encargó de ejecutar la pena máxima y rompió el empate, que hasta ese momento era justo.

Si San Martín tiene que descender, debería ser sólo por razones futbolísticas y no porque lo empujen. Sin embargo, aunque son conscientes de que están luchando contra molinos de viento, los jugadores del Santo siguen intentando jugar y vaya si lo logran: apenas un par de minutos más tarde, Landa apareció para demostrar que aún existe la Justicia Divina.

La habilidad de Carlos Luna por un lado y la del colombiano Muñóz Montoya por el otro, le dio vida al partido y fluidez en el mediocampo, donde paulatinamente fue aumentando la rispidez de aquellos que, carentes de habilidad, tienen como objetivo principal impedir a cualquier precio que el rival pase con pelota dominada.

Como para no poder asegurar que hay una campaña contra el equipo de Rubén Forestello, Pablo Díaz no cobró un penal enorme de Alderete sobre el habilidoso Muñóz Montoya, que fue víctima de la cobardía del defensor, que le aplicó un codazo cuando ingresaba al área, mientras la pelota estaba por la banda.

Fue empate finalmente y ningún otro resultado le quedaba mejor al partido, pero la conclusión de mayor peso es que los árbitros están en su peor momento, como allá por el final de la década del '40, cuando en la cancha había 22 jugadores argentinos y el árbitro era inglés.

Relacionados