thumbnail Hola,
En vivo

Primera División

  • 19 de mayo de 2013
  • • 20:30
  • • Estadio Islas Malvinas, Capital Federal, Ciudad de Buenos Aires
  • Árbitro: C. Maglio
0
F
3

El Ciclón pasó por Floresta

San Lorenzo le ganó 3-0 a All Boys con dos goles de Ignacio Piatti y otro de Gonzalo Verón. El equipo de Pizzi le debe la victoria al goleador del partido, que fue la figura.

San Lorenzo sigue subiendo. Con el resultado positivo ante All Boys llegó a su quinto partido sin derrotas y logró su tercera victoria consecutiva. Es cierto que no corre peligro de descender ni tampoco tiene tantas chances de ser campeón, pero el hecho de que siga ganando le da respaldo a su entrenador Juan Antonio Pizzi.

El primer tiempo fue para el olvido. Pocas opciones en los arcos y sólo Verón, por el lado del Ciclón y el colombiano Montoya Muñóz, del equipo local, fueron los únicos dos que mostraron algo diferente al resto, que se dedicó a alejar la pelota del arco propio, algo habitual en el fútbol argentino.

Sin embargo, el segundo tiempo tuvo una cara completamente diferente en San Lorenzo gracias a Ignacio Piatti, ése jugador que por primera vez redondeó una gran actuación sin haberse ido en camilla. Su habilidad ya estaba probada, pero no certificada en esta nueva etapa del volante en el fútbol argentino.

De la primera jugada colectiva en el partido vino el gol de Piatti, que precisó dos intentos para vencer a Cambiasso, abatido luego de la primera atajada ante el fusilamiento del goleador de la noche dentro del área. Aunque la acción se ensució en la parte final, las triangulaciones por el sector derecho embellecieron el primer grito del partido.

Distinto fue el asunto en la conquista de Gonzalo Verón, ya que cuando empujó la pelota a la red, dentro del área chica, estaba en clara posición adelantada que el árbitro Carlos Maglio no pudo ver y el asistente Ernesto Uziga decidió no cobrar. De nada valió la protesta de Nicolás Cambiasso y algunos de sus compañeros, que perdieron la concentración para el resto del partido.

El equipo de José Romero no tuvo picos de rendimiento en ningún momento: fue siempre bajo. Por eso, en ningún moomento hubo chances de que revirtiera la excesiva diferencia en el marcador, que fue aún más grande después de que Piatti hiciera una genialidad en el área, desparramando a Cambiasso y definiendo con sutileza.

No hubo tres goles de diferencia entre San Lorenzo y All Boys en el juego, pero sí en el resultado y, por eso, el equipo de Pizzi sumó la tercera alegría consecutiva en el torneo y cuarta si se cuenta la victoria por penales ante Morón por Copa Argentina. El Ciclón vuelve a soplar fuerte.

Artículos relacionados