La figura de Nueva Zelanda juega peor que su hermana

Chris Wood, goleador y capitán del equipo neozelandés, creció bajo la sombra de Chelsey, destacada futbolista internacional.
El artículo sigue a continuación

“Jugamos juntos desde los cinco hasta los doce años. Me encantaba jugar con ella. Chelsey, durante mucho tiempo, fue mejor que yo y, técnicamente, probablemente, lo siga siendo”. La declaración, publicada en Daily Mail, salió de la voz de Chris Wood, la figura, el goleador y el capitán de una Selección de Nueva Zelanda que se prepara para jugar el Repechaje contra Perú. Sí, así como parece o se lee: la máxima estrella del fútbol neozelandés juega peor que su hermana, una destacada futbolista internacional.

Y eso que el elogiado Wood ya hizo bastante mérito en su –no tan larga- trayectoria: es el jugador más joven que participó con Nueva Zelanda en un Mundial (tenía apenas 18 años en Sudáfrica 2010), se convirtió también en el capitán con menos edad y, con apenas 25 años, ya lleva 25 goles en su Selección, cerca de alcanzar y pasar a Vaughan Coveny (28 gritos), el goleador histórico.

Chelsey Wood, hermana de la estrella de Nueva Zelanda

Su presente lo encuentra en la Premier League, defendiendo la camiseta de Burnley, tras vivir, quizá, la mejor temporada de su carrera profesional: con Leeds, fue el máximo anotador de la Championship (segunda división inglesa), marcando 27 tantos en 44 partidos. ¿Sus características? Es diestro, delantero bien de área, con el cabezazo como virtud, como así también sobresale por su ubicación y su olfato.

Como la mayoría de los niños de su país, jugó además al rugby. Su físico (mide 191 centímetros) le daba ventajas. A su vez, probó ser portero. “Con 13 años, me puse bajo palos, dejé la portería en cero y me gustó. Era alto y sabía dónde dispararían los delanteros, pero rápidamente me di cuenta de que los metas son raros. No era para mí”, justificó. Así cambió de puesto y empezó una carrera que se desarrolló en el fútbol inglés, donde ya actuó en diez equipos.