thumbnail Hello,
México, entre el sueño y la realidad

México, entre el sueño y la realidad

Getty Images

México está por conocer a sus rivales para Brasil 2014... El sueño mundialista comienza desde ahora.

Encontrarse en la disyuntiva de que llegue o no el quinto partido para México, es la situación que se podría dar desde antes de que arranque el Mundial de Brasil 2014. Nadie le quita las ilusiones al combinado nacional de no sólo instalarse en esa instancia aún sin conocer a sus rivales en turno; sin embargo, la realidad hace que de a poco, se pongan los pies en el piso, pues basta con voltear un poco la cabeza para darse cuenta de que el camino oscuro que tuvo el Tri para llegar a la máxima justa futbolera a nivel de Selecciones, le pone un freno a esos anhelos que se tienen.

“Que no nos toque Argentina” o “Que nos toque la albiceleste para desquitarnos” es algo que se escucha, pero, ¿qué argumentos hay para pensar que los dirigidos por Miguel Herrera llegarán al partido que más se le ha complicado a la escuadra azteca, aquél ‘quinto partido’ que ha provocado tristezas y decepciones? ¿Haber goleado a Nueva Zelanda en la fase de grupos es motivo suficiente después de haber tenido una paupérrima actuación dentro del Hexagonal de Concacaf?

La mentalidad de ‘El Piojo’ es triunfadora; él ha admitido que al Mundial irá por el campeonato, sabiendo que faltan muchas cosas por mejorar dentro de su escuadra, pero, ¿se vale que piense de esa manera?... ¿Por qué no? Si algo ha demostrado el timonel, es fuerza táctica y mental para reponerse frente a adversidades, aunque es un hecho que a nivel de clubes, las cosas son diferentes y más, en una competición un tanto irregular como lo es la Liga Bancomer Mx.

Sin embargo, esta mentalidad es la que al parecer, le ha jugado en contra al mismo cuadro azteca en ocasiones anteriores. Basta recordar las caras largas cada que Argentina se ponía al frente en el marcador en Sudáfrica 2010 y Alemania 2006. ¿Recuerdas lo que hizo Herrera cuando el América caía frente a Cruz Azul en la final del Clausura 2013? De un lugar desconocido sacó a flote a su equipo que bajo la lluvia, logré quedarse con el título del certamen. Insisto en que la forma de jugar en la liga local y en un Mundial es sumamente diferente, pero al menos, hay un factor que esta vez, podría estar del lado mexicano: la mentalidad triunfadora.

Pero cuando se habla de términos futbolísticos, la balanza se inclina hacia el otro lado. Observar un cuadro con poca idea de juego, con apatía dentro de la cancha, hace que a los aficionados se les complique pensar que México podría trascender en la justa, pero una vez más recaemos en el factor ‘Miguel Herrera’, ese que ha sido empleado de la manera adecuada gracias también, al apoyo que ha brindado Ricardo Peláez. Esta mancuerna se ha encargado de imprimirle confianza a los jugadores, de llenarlos de vida y seguridad al momento de tocar el esférico.

Pensar en que los mexicanos que militan en Europa son la mejor opción para reforzar al combinado nacional que armó Herrera, no suena descabellado, pues son ellos quienes cuentan con mayor experiencia internacional, misma que serviría para que quienes ven acción sólo en suelo azteca, conozcan de mejor manera la forma en que ciertos elementos se muestran dentro de la cancha. Aunque en contra de esto, se halla la falta de actividad de la mayoría de los mexicanos en Europa; tal es el caso de Diego Reyes, un elemento clave para Herrera, quien desde su llegada al Porto, no ha tenido minutos con el primer equipo.

A otro que no se puede dejar de lado, es a Javier Hernández, delantero que ha sido opacado en el último semestre del 2013, por Oribe Peralta, quien se convirtió en el atacante estrella durante el Hexagonal. Pero la conjunción de ambos elementos suena interesante y peligrosa, pues el primero cuenta con fortuna al momento de estar frente al arco, mientras que el segundo tiene movilidad dentro y fuera del área. Esta, quizá, podría ser una de las fortalezas del combinado nacional para ir al frente y poder pasar por encima de los rivales y así, de la mano del resto de sus compañeros, convertirse en un delantera capaz de conseguir que la Selección Mexicana no sólo se instale en Octavos de Final, sino que también, rompa con la maldición del quinto partido.

Related

From the web

From the web