thumbnail Hello,
México no se guardará nada

México no se guardará nada

Getty

El 'Piojo' aseguró que en Wellington irán pensando como si todo estuviera 0-0.

El pasar por encima del rival de una forma arrasadora, situación que se vio reflejada en el marcador (5-1), no es motivo alguno para que Miguel Herrera, timonel de la Selección Mexicana, considere que la serie de repechaje ya está finiquitada; ahora piensa en ir a Nueva Zelanda y regresar con el boleto a Brasil 2014 en la mano.
 
"Vamos a ir a buscar el partido allá, vamos a tomar como si esto fuera empezando, como si fuéramos 0-0; iremos a buscar un gol para que el de ellos no valga" haciendo hincapié en que este cotejo aún no está resuelto.
 
"Para nada estamos confiados ni pensando que esto está finiquitado. Queremos empezar de cero para conseguir haciendo daño y quedarnos con el resultado".
 
El hecho de no haber contado con mexicanos que militan en Europa y pese a eso, conseguir un marcador positivo, no es motivo para pensar que estarían descartados en caso de que el Tri consiga su clasificación al Mundial.
 
"La gente de allá también es importante. La idea de jugar con la gente que está aquí era el viaje; necesitábamos jugar con un equipo así de agresivo y dinámico, con gran determinación porque necesitábamos ganar los partidos. Entendemos que a los «europeos» les cuesta venir a México porque la altura ya les pesa", mencionó el estratega al término del cotejo disputado en la cancha del estadio Azteca, en donde el combinado local desmotró su superioridad frente al rival, para lo cual existieron situaciones claves.
 
"Desafortunadamente nos equivocamos en una jugada y nos metieron gol. No nos desesperamos, sabíamos que venían a defender y supimos cómo hacerlo. Las fallas no me molestan porque el equipo sigue intentando, pero las distracciones para cerrar el partido son las cosas que no me deja tranquilo" y agregó que pese a las situaciones adversas, quedó satisfecho por el accionar de sus pupilos.
 
"Estoy feliz por los chavos que jugaron sensacional, que se entregaron al máximo... Creo que el equipo fue muy redondo en todos los sentidos" e hizo hincapié en que el apoyo de la afición fue vital para la victoria.
 
"Lo importante es que estábamos en deuda, que no queda saldada, pero por lo menos el equipo se mostró agradeciéndole a la gente, al menos, mostrándose en la cancha".
 
México viaja esta noche rumbo a Los Ángeles y en seguida, a Sydney, Australia, a donde llegarán el viernes, pasarán la noche y entrenarán el sábado, día en que por la tarde, partirán rumbo a Wellington. Será el lunes cuando Miguel Herrera defina al cuadro que jugará el jueves el cotejo de vuelta.