thumbnail Hello,

Por segundo Hexagonal consecutivo, Estados Unidos culmina con el primer lugar de la tabla eliminatoria. Es la segunda ocasión que lo consigue.

¡GRACIAS! Hoy el fútbol mexicano debe darle la mano a los Estados Unidos, su antes odiado rival, y al que hoy, hay que agradecerle por permitirnos seguir con vida en el camino a Brasil.

Estados Unidos no será por un buen tiempo nuestro enemigo. Se olvidan muchas cuestiones futbolísticas, pues así como en 2002 nos aventaron de Corea-Japón con el corazón desgarrado, hoy nos devolvieron el alma con dos tantos en dos minutos. Bendita su competitividad y su orgullo deportivo cuando no tenían necesidad alguna por ganar.

Si bien en un inicio fueron muy criticados y la continuidad de Jürgen Klinsmann se mantuvo en duda, al final, los Estados Unidos volvieron a ser los mejores en el área de CONCACAF.

El cuadro de las Barras y las Estrellas culminó el Hexagonal de CONCACAF en el primer puesto, segundo desde que se instauró este proceso de calificación, y también, primero en lograrlo de manera consecutiva.

México era el único equipo que había conseguido la punta de un Hexagonal en dos ocasiones, 1998 y 2006, mientras que en el eliminatorio de 2002 el logro fue para la selección nacional de Costa Rica.

Los Estados Unidos habían conquistado la posición de honor de CONCACAF en el pasado proceso rumbo a Sudáfrica 2010 cuando lograron 20 puntos, uno más que México quien acabó con el segundo lugar.

Jürgen Klinsmann consiguió meter a los norteamericanos en una Copa del Mundo luego de haber entrado al equipo estadounidense a mitad del proceso eliminatorio luego de la destitución de Bob Bradley.

Con una transformación generacional y un estilo de juego menos robotizado, las Barras y las Estrellas dominaron silenciosamente el Hexagonal poniéndose encima de Costa Rica, Honduras o México.

La gran base y éxito del cuadro de Klinsmann en este Hexagonal fue la fortaleza en casa. No solo ganó todos sus partidos como local, sino también no dejó que nadie le marcara gol en su propio feudo.

Bastará ver qué beneficios tendrá Estados Unidos por culminar primero en el Hexagonal de la CONCACAF. Por lo pronto, el 'Gigante' de la CONCACAF tiene barras y estrellas en su cuerpo.