thumbnail Hello,

El delantero panameño del FC Dallas tiene claro que en México Panamá tiene con qué hacer daño y conseguir un resultado que los ponga en Brasil 2014

La actitud, el espíritu y la decisión de Blas Antonio Miguel Pérez Ortega es algo que cualquier equipo quisiera tener. Quizá por ello a sus 32 años 15 instituciones lo han contado en sus alineaciones. Pero el panameño tiene la posibilidad real de hacer aún más historia y no piensa parar hasta haberlo dado todo.

“Es mi última oportunidad y no pienso dejarla pasar”, puede ser la frase con la que se resuma lo que ‘Super Ratón’, como se conoce a Blas, tiene en su cabeza respecto de la selección de su amada Panamá.

El delantero enfrenta por estos días la lucha por conseguir un cupo en la postemporada de la MLS con su equipo el FC Dallas, pero Panamá está siempre en su corazón, en su cuerpo tatuado y en la manilla que suele usar con la bandera patria.

La cita fundamental está por cumplirse en el estadio Azteca ante un obligado México y Blas lo tiene claro, “Panamá tiene su estilo de juego. Si honduras pudo ganar, Jamaica pudo empatar, nosotros tenemos jugadores capaces para enfrentar este lindo reto y sacar el triunfo”, le dio a Goal.com tras la derrota del FC Dallas con autogol frente a New York Red Bulls.

El camino no ha sido fácil, y estar a la puerta de un logro histórico no se puede mirar de lado, especialmente en un seleccionado que va en alza y no tiene historia de laureles. “Esta generación tiene una mezcla de juventud y tres o cuatro que tenemos más de 30; la armonía en el camerino es linda y los que empezamos por allá en una sub20 nos sumamos bien a esa mezcla con el trabajo del profesor Dely Valdés. El conjunto  es lo que ha dado de que hablar en esta eliminatoria”.

Pérez vive el presente sin desconocer el pasado, aunque en su principio no le fuera benéfico, “hay jugadores en esta selección que los tuvo el profesor ‘Cheche’ Hernández. En mi caso no, porque casi no fui convocado en esa época, a mí la oportunidad me la dio el profesor Guimaraes en el 2007 que jugué Copa Oro como titular y desde ahí he podido con trabajo y sacrificio mantener mi puesto. Pero el proceso del profesor Hernández dejó huella, y el futbol de Panamá ha crecido muchísimo y se ha ganado un respeto en Concacaf”.

La hora se acerca y el futuro es ahora, porque cuando se está a la puerta de la historia, no se puede pensar en otras oportunidades, Blas no tiene problema en confesarlo, “Dios primero si me veo en el mundial. Hablo personalmente, para mi es la última oportunidad y no la pienso dejar pasar. Puede ser mi última eliminatoria mundialista y vamos a luchar por el triunfo en el azteca”.

Pero el rival es el que para muchos ha sido ‘el gigante de Concacaf’ y además del juego entran en acción otra cantidad de asuntos como el horario del partido, los supuestos intentos de arreglar el resultado, los árbitros, etc. Para ‘Super Ratón’, ese no es su problema, “Son asuntos que no nos corresponden ni hablar de ellos ni enfrentarlos. Nosotros trabajamos dentro del campo y ahí tenemos que entregarlo todo. En lo que tiene que ver con el horario la Federación hace su trabajo, nunca nos preguntan porque no nos compete, lo que si es cierto es que las reglas hay que respetarlas”.

¿Y la localía?, ¿la altura?, parece que Blas tiene respuesta para todo. “La ventaja la tienen ellos por jugar de local y con el apoyo de su gente, pero va a ser un juego muy disputado, y va aganar el que mejor esté preparado y mejor haga las cosas en el terreno de juego.

“En el Azteca hay que salir a buscar un resultado positivo y está en nuestras manos. No se puede salir enloquecido a presionarlos en todas partes, sino muy concentrados y claros en lo que se quiere, tenemos que dedicarnos a hacer nuestro juego. El cuerpo técnico ya tiene su plan de trabajo y la estrategia teniendo en cuenta altura y demás, así que trabajaremos para hacer las cosas lo mejor posible”.

Y para terminar, Blas se voltea y muestra una vez más de qué está hecho. Mientras nos alejamos, le dice a uno de sus compañeros del FC Dallas quizá golpeado por la derrota, “relájate, dejá esa cara, esto se arregla allá adentro, relájate”.


Related

From the web

From the web