Salvadoreños habrían recibido hasta US$27 mil por perder con México en 2011

Un futbolista que pidió el anonimato, contó al Gráfico de El Salvador cómo se dieron los amaños de partidos que invaden al cuadro centroamericano.
El tema del amaño de partidos en el balompié salvadoreño sigue salpicando al país centroamericano. Ahora, el duelo en el que México venció 5-0 al cuadro cuscatleco en junio de 2011 se encuentra bajo la mira.

En entrevista para el diario 'Gráfico' de El Salvador, un futbolista de la selección centroamericana que pidió el anonimato, dio a conocer detalles de las negociaciones para que su equipo perdiera por determinada cantidad de goles.

Para el duelo ante la selección mexicana en Copa Oro, algunos futbolistas salvadoreños habrían recibido hasta 27 mil dólares donde se señaló al jugador Luis Anaya.

"Estoy seguro que Luis Anaya estuvo involucrado en el amaño del partido ante México. Me contaron que agarraron de 27 mil a 24 mil dólares por cabeza esa vez", señaló el informante.

Según se comenta en la información del 'Gráfico', entre 50 y 70 personas de distintos continentes podrían estar involucrados en el caso de amaño. "Puede ser, lo he escuchado de gente que lo ha hecho y si lo han comentado es por algo".

El primer contacto entre jugadores de El Salvador y los 'amañadores' se habría dado en la ciudad de Washington el 19 de junio de 2010. El jugador narró cómo se habría dado la primera reunión.

"Yo estaba en mi habitación cuando me habló Dennis Alas y me pidió que fuera a una habitación.  Llegué y ya estaban otros compañeros, todos los que han salido en los periódicos. Ellos estaban negociando, Dagoberto (Portillo) y Dennis estaban hablando", comenzó la fuente.

Inmediatamente, narró cómo enfrentó a algunos compañeros y cómo y de dónde eran las personas que les pedían amañar los encuentros.

"Escuché que en los primeros 15 ó 20 minutos no debe caer ningún gol y que luego el marcador fuera de tres goles, de tres o dos a cero. Negociaron y todo. Al nomás salir de la habitación, le digo a Dennis que no estoy de acuerdo, que no me siento bien, que no voy a perder mi patria.

Me fui impactado, se veía que no eran buenas personas. Eran tres personas, dos como asiáticos o chinos, algo dobles, y uno que habla español", aseguró.