thumbnail Hello,
La afición del Azteca, entregada a ‘Chucho’ Benítez

La afición del Azteca, entregada a ‘Chucho’ Benítez

Goal.com

En un marco memorable, cerca de ochenta mil aficionados abarrotaron el Azteca para rendir homenaje al ídolo ecuatoriano Christian Benítez en su despedida del estadio.

Las porras tenían un solo destinatario, recordar a Christian Benítez. Los revendedores no vendían boletos, al contrario, hoy todos querían un boleto. Nadie se quiso perder el homenaje, todos los americanistas querían estar presentes.

Dos horas antes del pitado inicial, el estacionamiento del Coloso más importante del país ya estaba poco a poco siendo ocupado por playeras y banderas amarillas. En los puestos ubicados en las inmediaciones del recinto, miles de camisas, banderas, sudaderas, estampas, todo, totalmente todo con la figura del ídolo americanista contemporáneo

Ya en la cancha antes del partido, los americanistas salieron con la playera en memoria de Christian Benítez. La gente empezó a llenar las butacas poco a poco, esas butacas que hace menos de 3 meses vibraron con los goles del ecuatoriano.

Antes de iniciar el partido, vídeos e imágenes se hicieron presentes en las mega pantallas del Azteca. Lo siguiente; un minuto de aplausos, con los 22 jugadores abrazados en la mitad del campo, que hizo que a uno que otro jugador y aficionado presente en el Azteca soltara una lágrima por aquel que ya no esta, auqel que hizo soñar a la afición, aquel que estaba presente con la onceava estrella americanista.

Al minuto 11 los gritos y las batucadas, se convirtieron en aplausos, en lamentos y en memorias de los festejos de Christian Benítez en el Azteca. Lágrimas y añoranzas en la afición americanistas, tuvieron efecto y minutos más tarde el gol de Mina se convirtió en uno Benítez.

En el medio tiempo, una gran playera con la imagen del 'Chucho' y el emblema de: "Un campeón nunca se va" se posó en el césped del Estadio Azteca. Al final el triunfo, las porras, los gritos, las lágrimas, el esfuerzos y los goles se fueron hasta el cielo, para dar gracias al eterno 11. 

Hoy las porras tenían un solo destinatario, recordar a Christian Benítez. Los revendedores no vendían boletos, al contrario, hoy todos querían un boleto. Nadie se quiso perder el homenaje, todos los americanistas querían estar presentes.

Dos horas antes del pitado inicial, el estacionamiento del Coloso más importante del país ya estaba poco a poco siendo ocupado por playeras y banderas amarillas. En los puestos ubicados en las inmediaciones del recinto, miles de camisas, banderas, sudaderas, estampas, todo, totalmente todo con la figura del ídolo americanista contemporáneo

Ya en la cancha antes del partido, los americanistas salieron con la playera en memoria de Christian Benítez. La gente empezó a llenar las butacas poco a poco, esas butacas que hace menos de 3 meses vibraron con los goles del ecuatoriano.

Antes de iniciar el partido, vídeos e imágenes se hicieron presentes en las mega pantallas del Azteca. Lo siguiente; un minuto de aplausos, con los 22 jugadores abrazados en la mitad del campo, que hizo que a uno que otro jugador y aficionado presente en el Azteca soltara una lágrima por aquel que ya no esta, auqel que hizo soñar a la afición, aquel que estaba presente con la onceava estrella americanista.

Al minuto 11 los gritos y las batucadas, se convirtieron en aplausos, en lamentos y en memorias de los festejos de Christian Benítez en el Azteca. Lágrimas y añoranzas en la afición americanistas, tuvieron efecto y minutos más tarde el gol de Mina se convirtió en uno Benítez.

En el medio tiempo, una gran playera con la imagen del 'Chucho' y el emblema de: "Un campeón nunca se va" se posó en el césped del Estadio Azteca. Al final el triunfo, las porras, los gritos, las lágrimas, el esfuerzos y los goles se fueron hasta el cielo, para dar gracias al eterno 11. 

Related

From the web

From the web