thumbnail Hello,
Copa Oro: El fracaso del Tri se hace realidad

Copa Oro: El fracaso del Tri se hace realidad

Getty

El cuadro mexicano cayó frente a Panamá y consumó un fracaso más en uno de los peores años en tiempos recientes de la selección azteca.

El cuadro mexicano quería venganza por lo demostrado en el grupo A en el partido debut, en el que perdió contra Panamá 2-1, y en busca de su pase a la final, los del “Chepo” de la Torre consiguieron.

Los primeros minutos fueron el clásico conocimiento de rivales, a pesar de que no tienen mucho de haberse enfrentado, el nervio de saberse en un duelo de vida o muerte los invitó a ser reservados al principio; para que posteriormente México fuera el que tomara la iniciativa como suele ser ante rivales de la Concacaf.

Aunque no fue el primero en pegar, Panamá aprovechó de excelente manera un error en la salida del cruz azulino Alejandro Castro, quien cedió la pelota y dejó a Blas Pérez solo frente al marco y remató con potencia al palo del displicente Jonathan Orozco al minuto 13, para que la nube negra del fracaso se asomara por primera vez en el cotejo. El Tri no escatimó en esfuerzos, y por el contrario, a diferencia de como muchos hubieran pensando, México jugó sus mejores minutos del torneo, la conexión que mostraron “Gullit” Peña y Luis Montes fue la adecuada para mover los hilos del combinado mexicano. El premio llegó al 26’, una jugada individual del chiva Marco Fabián, desbordando y centrando a la cabeza de Luis Montes que remató seco y sin picarla a la escuadra derecha de Penedo para poner las cosas tablas.

Fue hasta el segundo tiempo cuando Panamá volvió a meterse al juego, y fue el mismo técnico nacional el que les abrió la puerta a los centroamericanos, un cambio inentendible de “Gullit” por “Chatón” Henríquez desactivó el buen juego combinado que realizaba el dúo del León, dejando a Montes solo como conexión en las transiciones defensa-ataque.

Uno de los pecados capitales de la selección es el balón parado, y se empezaron a regalar faltas y tiros de esquina a placer, error que tarde o temprano capitalizaron los panameños, siendo el minuto 61’ el momento en el que se quebró la defensiva mexicana, un tiro de esquina que conectó Román Torres gracias a una terrible marca de Joel Huiqui.

México intentó e intentó, Luis Montes se creó un espacio fuera del área y disparó con un zurdazo que rozó el poste izquierdo de Penedo, siguió un tiro del “Chatón” dentro de una muy concurrida área grande que el mismo arquero canalero atajó de excelente manera. La última de verdadero peligro la consiguió Isaac Brizuela, rompió la línea del fuera de juego y cuchareó al arquero, quien tocó la pelota elevándola y mandándola fuera, para beneplácito centroamericano.

Poco más se pudo hacer, el reloj se convirtió en un enemigo más y el Tricolor cayó eliminado en semifinales, rompiendo así una racha de tres finales seguidas enfrentándose a Estados Unidos, quien por su cuenta llega a su quinta final de Copa Oro consecutiva, habiendo perdiendo las dos anteriores, pero campeonando en 2005 y 2007.