thumbnail Hello,
MLS: Roger Torres "No me quiero ir así"

MLS: Roger Torres "No me quiero ir así"

Philadelphia Union

El colombiano dice no estar pensando en irse de Filadlefia, pero entiende que su poca actividad es un mensaje directo al futuro incierto que ve hoy. Habló en exclusiva con Goal

“Veni, vidi, vici”, esa parece ser la consigna de un guerrero que si bien sabe que está cerca de perder una batalla, no se va a dar por vencido hasta que consiga el objetivo. Su sangre en la arena debe ser muestra del esfuerzo de una derrota con la que seguramente pueda construir un futuro a placer.

La batalla comenzó en marzo de 2010, cuando con 19 años, Roger Torres dejó Colombia para hacerse un nombre en la MLS. En ese año, jugó 958 minutos en la temporada regular, y sumando 6 asistencias empezó a ganarse el corazón de los aficionados de Filadelfia, una ciudad en donde antes que el equipo existía la barra (Sons of Ben), la misma que aún hoy corea su nombre, cuando lo ve calentando.

La transición parecía ir por buen camino, y a pesar de altas y bajas, especialmente por un par de lesiones, el talentoso colombiano soñaba con el 2013, “yo esperaba que este fuera mi gran año, que mi talento explotara a la vista de la liga, venía de una lesión y he trabajado para ello, pero no se ha dado. De cierta manera lo que está pasando es frustrante”, dijo en exclusiva Roger a Goal.com un par de días después de su cumpleaños 22.

Y es que para el entrenador de Filadelfia, John Hackworth, Torres es poco más que un lujo. En la temporada actual, el volante ha participado solo en tres partidos de temporada regular, sumando 37 minutos. “Sería una mentira decir que soy completamente feliz, la felicidad para mí completa está en jugar, pero yo trabajo bien, me comporto tranquilamente y he luchado para que la situación no me afecte ni me baje el ánimo. A mí me alegra que el equipo ha crecido, que ha luchado, que ha conseguido resultados y de cierta manera las cosas van saliendo en lo grupal, no es un equipo malo, sino uno que lucha por mostrarse arriba. Pero me gustaría poder ser parte fundamental de los buenos resultados”.

Filadelfia se encuentra actualmente cuarto en la Conferencia del Este, con 31 puntos en 21 partidos jugados y dentro de la zona de clasificación a post temporada. El contrato de Torres termina al finalizar la actual temporada y él va de a poco entendiendo que la derrota está cerca, “Será una decisión difícil, yo vine aquí con la ilusión de marcar diferencia, pero si no logro jugar más en lo que queda de la temporada pues el mensaje es directo, yo no entro en el plan del equipo y eso es entendible en esto del fútbol. Yo tampoco me puedo condenar a estar sentado mucho tiempo más. Si en los partidos que faltan logro jugar más y noto que sirvo al equipo, pues estaré dispuesto a hablar de renovación sin ningún problema. Pero si no es así, lo más obvio para ser sincero es que tenga que pensar en alternativas”.

No es algo que piense a diario, no es el centro de su lucha, pues según él, lo importante es trabajar para tener esa oportunidad que tanto desea, porque no está seguro de que su ciclo esté terminado en Filadelfia, por el contrario, quiere pagar el cariño recibido. “Yo no me quiero ir de esta manera, yo quiero que la gente pueda verme, poder devolverles el cariño que me han dado, que las cosas salgan de la mejor manera porque esa era mi ilusión al llegar aquí”.

Torres asegura que aún no ha hecho contacto con ningún otro equipo, porque su interés está más en trabajar a diario que el futuro, con lo cual apaga cualquier rumor, “yo no he hablado con nadie, todo lo que se pueda decir es rumor. Por ahora yo no estoy pensando en irme. Yo quiero darme la oportunidad de demostrar mi talento aquí en Filadelfia, para eso trabajo a diario muy duro para tener esa oportunidad”.

En todo caso, si la batalla se perdiera en Filadelfia, él cree que la guerra puede ganarse en otro terreno de la misma liga, “a mí me gusta la liga, le tengo cariño, me siento a gusto. En caso de que finalmente las cosas no se den en Filadelfia yo sin ningún problema podría ir a cualquier equipo de la MLS porque yo sé que aquí  puedo aportar mi talento”.

El colombiano dice que no ha preguntado la razón para su poca actividad (ni siquiera fue titular en los partidos de Copa Abierta que disputó su club), y mucho menos que tenga algo que ver con asuntos extra futbolísticos. “Yo no soy un jugador que pregunte por qué juego o por qué no juego. Yo trabajo duro, estoy dispuesto a las indicaciones, soy profesional en mi comportamiento y creo que esa es la manera de buscar la oportunidad. He sido paciente, él (entrenador) y yo hemos conversado, pero nada puntual, es la relación normal que se tiene entre un entrenador que es el jefe y un jugador. Yo no tengo problemas con él, con nadie en el club, ni con los compañeros. Me destaco por ser alegre en el grupo y nunca estoy molesto ni de mal ánimo. En esto no hay nada extra deportivo digamos, simplemente es una decisión normal y yo la acepto”.

Julio César, el emperador romano, también sufrió derrotas antes de consolidar su proyecto de república, y aunque la comparación no es, ni deba ser exacta, Roger Torres también quiere hacer de una aparente derrota el impulso para la victoria final, no ante el senado sino a los aficionados de MLS, el colombiano quiere un día decir: “Vine, vi y vencí”.

From the web

From the web