thumbnail Hello,

El cuadro azteca llega al torneo de CONCACAF con un gran saldo a favor de victorias. Buscará seguir sumando duelos con triunfo en su historial.

Con dos torneos seguidos proclamándose campeón y 12 encuentros al hilo sin perder llega México a enfrentar la Copa Oro, con la única ilusión de hacer realidad un sueño: volver a ser monarca. Pero este resultado traería también, un alargue de una racha positiva: seguir como invictos.

La escuadra tricolor suma dos docenas de cotejos sin caer frente a algún rival en el torneo disputado en Estados Unidos. La última vez que el combinado azteca cayó en dicho certamen, fue en el 10 de junio del 2007 cuando Honduras le metió un par de tantos a cambio de uno recibido.

Sin embargo, la historia cambió el 5 de julio del 2009, cuando la oncena nacional venció 2-0 a Nicaragua. Desde entonces, todo ha sido miel sobre hojuelas, pues tan sólo en esa edición del torneo, se consiguió el invicto al no caer en 6 partidos seguidos, sellando el final con el campeonato tras golear 5-0 a Estados Unidos, anotaciones que sumadas a las marcadas en los duelos anteriores, dieron 15.

Dos años después, la historia se repitió, pues la selección que comandaba desde entonces José Manuel de la Torre, llegó a la final invicta y además, siendo goleadora, pues en sus tres duelos de eliminatoria, en cuartos y semifinal, consiguieron filtrar las redes en 20 ocasiones.

Para el último cotejo, México no dejó nada guardado, pues una vez más, pasó por encima de Estados Unidos, marcando 4 tantos por 2 recibidos. Incluso, un jugador del Tri se proclamó líder de goleo: Javier 'Chicharito' Hernández anotó 7 dianas.

Estadísticamente, una racha tiene mayor probabilidad de romperse cuando se prolonga; sin embargo, en la mente de los jugadores mexicanos está el seguir alargando la marca de cotejos sin perder en la justa continental.