thumbnail Hello,
Las protestas en Brasil amenazan la disputa de la Copa Confederaciones

Las protestas en Brasil amenazan la disputa de la Copa Confederaciones

Getty

Las manifestaciones se extienden por Brasil ante el gran gasto del país en el Mundial y el recorte en servicios públicos, una circunstancia que altera la Copa Confederaciones

Las preparaciones para el Mundial de Brasil del verano próximo y esta presente Copa Confederaciones están viéndose interrumpidas por las amplias protestas de más de un millón de personas contra el gobierno del país en las ciudades principales del país. El presidente de Brasil ha cancelado un viaje para hacerse cargo de la crisis creciente.

Tales circunstancias han llevado a pensar incluso en una posible cancelación de la Copa Confederaciones debido a problemas de seguridad. Una idea a priori impensable pero que ha sacudido a la competición en todo caso. Más de 300.000 personas se reunieron en el centro de Rio de Jainero, en el que la policía tuvo que usar medidas como gas lacrimógeno y pelotas de goma para dispersar las protestas. Otras ciudades en las que han habido grandes protestas han sido Brasilia y Fortaleza, así como Sao Paulo, la ciudad más grande y que va a ser casa de muchos partidos del Mundial del año que viene.

Las protestas empezaron por una subida del transporte público han aumentado y han tenido como objetivo los partidos de la Copa Confederaciones, un evento de calentamiento para el Mundial del año que viene. Entre las protestas, se incluyen pobres servicios públicos, violencia de la policía, alta inflación y el coste de dar casa a grandes eventos deportivos, incluyendo las olimpiadas de 2016, que también serán en Rio.

Los brasileños están enfadados con el alto precio de las entradas para el Mundial y, además, con lo caro que resulta construir los 12 estadios para el torneo, dinero que consideran que se tendría que invertir en sanidad y educación. Se calcula que la competición le ha costado a Brasil unos 12 billones de euros. En un país con grandes diferencias entre ricos y pobres, la reducción de servicios públicos para el deporte ha afectado mucho y ha aumentado las protestas.

Algunos de los jugadores de la actual selección de Brasil, como Neymar, Alves, Hulk o David Luiz, han apoyado las protestas. En concreto, el jugador del Chelsea dice que "estoy a favor de las protestas pero sin violencia. Los ciudadanos tienen el derecho de expresar sus opiniones y el hecho de que no están contentos. Es una forma de lograr sus peticiones y mejorar la situación en el país".



From the web

From the web