thumbnail Hello,
México quedó eliminado de la Copa Confederaciones

México quedó eliminado de la Copa Confederaciones

Getty

Tras perder los dos primeros encuentros y el triunfo de Italia sobre Japón, México certificó su primer gran fracaso del año en la Copa Confederaciones.

Por Paulina Grajeda | @paugraje

Se acabaron las esperanzas; no hay más Copa Confederaciones en este 2013 para México, salvo el encuentro del próximo sábado ante la selección de Japón, un partido que será de puro trámite para ambas selecciones.

La victoria de Italia sobre la escuadra nipona por 4-3 terminó por enterrar el ataúd en el que se encontraba la escuadra azteca, lastimada y herida de muerte tras la derrota contra Brasil.

El conjunto comandado por José Manuel de la Torre tendrá que enfrentar a los nipones el próximo sábado únicamente para cerrar con un poco de dignidad el certamen en el que no han podido sumar un solo punto, producto de dos derrotas, la primera frente a Italia (2-1) y la segunda con Brasil (2-0).

Mientras tanto, los italianos igualaron al equipo anfitrión con seis unidades, aunque los comandados por Luiz Felipe Scolari no han recibido un solo gol en ninguno de los dos cotejos que han disputado, a diferencia de los comandados por Cesare Prandelli, a quienes les han filtrado las redes en cuatro ocasiones.

Aunque el combinado tricolor mostró una discreta mejoría con respecto a sus partidos anteriores, no llegó la anotación que pudo haberlos metido de lleno en la pelea por vencer a la verdeamarela, por lo que comenzarán a preparar sus maletas para regresar a México el domingo y empezar a pensar en los últimos tres partidos que les quedan del Hexagonal rumbo al Mundial que se celebrará el próximo año en tierras cariocas.

La última vez que el equipo tricolor cerró una Copa Confederaciones sin ganar y eliminado en primera fase fue en la edición de 2001. En esa ocasión, el equipo tricolor fue incapaz de ganar siquiera una unidad.

El juego ante Brasil (2-0)

Por Andrés Corona Zurita | @andrescorona

El sueño comienza a desvanecerse. El Tri paradójicamente jugó su mejor partido del año, pero padeció los mismos dolores que ha tenidos en todos sus últimos partidos.

Fue mucho Neymar para México. El brasileño le enseñó al mundo por qué Barcelona pagó lo que pagó por él, primero al marcar un extraordinario tanto y después, para hacer una jugada de crack que dejó con la boca abierta y la cintura rota a los defensas aztecas.

México fue superior en diversos lapsos del juego, dejando a la tribuna callada y enseñando que cuando se propone a tener la pelota y a ofender, es un equipo con grandes posibilidades.

El partido comenzó como se esperaba, con la selección de Brasil yendo con absolutamente todo a buscar el arco rival. Distribuyendo perfecto por las bandas, Marcelo aliándose con Neymar y Dani Alves con Hulk.

Era clave aguantar la presión en los primeros 15 minutos, bajar el ritmo, desanimar y desesperar a los cariocas, para que, con base en eso, la selección mexicana se acomodara al campo y desplegara el fútbol que tanto le caracterizaba.

La defensa se mostraba nerviosa y en ocasiones mal acomodada con las marcas. Neymar avisó con un disparo que pasó cerca y Oscar con intentos que eran cortados correctamente por la defensa azteca.

Una vaselina de Dani Alves estuvo a punto de sorprender a José de Jesús Corona que recorrió su arco para ver cómo la pelota amenazaba con internarse en su arco.

Poco a poco el agobio fue subiendo de tono hasta que llegó a los 9 minutos el gol de la ventaja para Brasil gracias a una gran jugada de Dani Alves que terminó con extraordinario disparo de izquierda por parte de Neymar que nada pudo hacer para detener José de Jesús Corona.

Paradójicamente, el gol sirvió para que el Tri se quitara los temores de encima y se acordara de competir ante rivales en el papel superiores, cara a cara y vendiendo alta su derrota.

Así, comenzaron a tener la pelota y tocarla, marear al rival y arrinconarlo atrás, al grado que después de la anotación de Neymar se pudo ver la mejor versión del Tri en este penoso 2013.

Giovani dos Santos era el más insistente y el que intentaba crear más jugadas de peligro, mientras que Carlos Salcido copaba perfectamente la media cancha ganando y recuperando el esférico contra los brasileños.

La más clara del Tri llegó desde el sector izquierdo con un desborde de Jorge Torres Nilo que no alcanzó a rematar en primera instancia Javier Hernández, pero que si lo hizo Gerardo Flores estrellando en la humanidad de Thiago Silva su tiro que llevaba etiqueta de gol.

Brasil parecía aturdido y adormilado, algo que contagió a la grada. El 'México, México' comenzó a sonar en la tribuna y con ello, el dominio del Tri que no podía reflejar en el terreno de juego su fútbol.

Al final, Giovani dos Santos estuvo cerca de sorprender gracias a un tiro libre que tomó adelantado a Julio César.


En el segundo lapso, Brasil comenzaría a tambor batiente nuevamente, siendo el resto del choque una calca del primero.

Los sudamericanos tuvieron más la pelota pero siempre fallaban en el último toque. A los nueve del complemento, Hulk estuvo a punto de sentenciar el choque tras una tremenda jugada de Neymar.

Inmediatamente el nuevo jugador del Barcelona tuvo la suya pero erró su disparo dejando ahogado el grito de sus compañeros.

Eso sería lo más importante de Brasil en el segundo lapso. A partir de ese entonces, México le quitó la pelota a los locales y los hizo ver muy mal.

Sin embargo, al Tri le sigue faltando ese 'punch' que haga letal a esta escuadra. Giovani dos Santos tomaba la pelota, la raspaba y tocaba, pero sus toques estaban muy alejados del arco de Brasil.

José Manuel de la Torre quitó del campo a Gerardo Flores para hacer más fuerte su medio campo con Héctor Herrera.

A punto estuvo de anotar Brasil tras una gran jugada de Paulinho que arrastró todo el campo al cuadro tricolor, sin embargo, llegó sin gas al área visitante desperdiciando la jugada.

Pablo Barrera ingresó al campo a falta de unos minutos para que culminara siendo uno de los mejores del choque. En cuatro de cuatro ocasiones desparramó a Marcelo, no obstante, sus centros siempre quedaron, o muy cortos, o demasiado pasados.

En la última jugada del partido, Neymar se inventó una jugada de crack al quitarse de encima a dos jugadores y servir para que Jo solamente tuviera que empujar la pelota. Un 2-0 injusto por lo visto en el encuentro.

Solo el destino dictará su sentencia sobre José Manuel de la Torre y su futuro al frente del conjunto azteca. Hoy no se jugó mal, aunque igual, el Tri sigue sin ganar y peor aún, sin marcar.

From the web