thumbnail Hello,

El seleccionador Sub-20 de Estados Unidos habló en exclusiva con Goal.com tras clasificar a la final y conocerse a México como su rival.

Durante varias décadas, un seleccionado de Estados Unidos no ganaba cuatro partidos consecutivos en una competición internacional de Concacaf. En Febrero, el equipo sub-20 dirigido por Tab Ramos no solo consiguió esa marca, sino que se clasificó al Mundial de la categoría, y disputará mañana la final del torneo clasificatorio ante el local, México.

Tras sellar el paso a la final y conocer a su rival, Ramos conversó con Goal.com acerca de lo que se viene en el corto y mediano plazo. El entrenador aseguró que la presencia en la final es el resultado de un trabajo planificado para ir paso a paso, “vinimos a tener un objetivo a la vez. El primero era ganar el partido inaugural, el segundo ganar el grupo, el tercero clasificar, el cuarto ir a la final, y ahora vamos a jugar para ganar el título”, explicó.

El nacido en Uruguay, seleccionado estadounidense como jugador y ahora entrenador, tiene claro que la presión la debería sentir el local, “Estados Unidos nunca ha ganado este torneo, en ese sentido me parece que puede ser que la obligación sea de ellos”.

Y aunque se juega de visitante, y todo el torneo se ha notado el apoyo del público a los rivales de Estados Unidos, Ramos dice que están preparados, “hemos hablado del público. Nosotros somos el rival grande de México y cada vez que jugamos aquí la gente quiere que gane el rival de Estados Unidos cualquiera que ese sea. Eso no nos ha afectado en nada. Esperamos unas 35 a 40 mil personas para la final el domingo y no pasa nada”, dijo.

Estados Unidos no solo enfrentará al local, el rival de siempre, el público, sino el hecho de no contar con tres de sus jugadores que tuvieron que regresar a los equipos de procedencia. Ramos admitió que no es su escenario ideal, pero dijo que el grupo lo puede dominar. “Los equipos habían dado permiso solo hasta el partido del 26. Si no clasificábamos nos regresábamos todos y si ganábamos, como lo hicimos, los jugadores tenían que volver a los clubes. Lo acepto porque es como se hacen las cosas, no tenemos otra opción. Pero por ejemplo México está completo, quisiéramos tener todos los jugadores disponibles pero a nosotros no se nos ha podido dar”, aseguró.

El balance sin embargo es cada vez mejor, dijo Ramos, “el equipo ha mejorado en todo. En posesión de balón, en defensa, en ataque. Creo que es lo normal cuando se puede tener algo de tiempo con el equipo completo. En los primeros partidos algunos de los jugadores habían llegado de Europa cinco o seis días antes. En la medida que pudieron acoplarse al grupo el equipo empezó a mejorar, cosas importantes para el grupo y a medida que pasa el tiempo el equipo va a más”.

Ese factor y el hecho de regresarle la confianza al fútbol juvenil de Estados Unidos le hacen pensar que la lucha por el ‘gigante de la Concacaf’ está más viva que nunca, “me enteré que hace algo así como 30 años que Estados Unidos no ganaba cuatro partidos seguidos en una competición de Concacaf, conseguirlo es importante porque muestra que tenemos buenos jugadores. Llegando a la final estamos en el lugar que tenemos que estar. Si se gana o no ya lo veremos”.

Y para evitar entrar en la polémica acerca del talento México-americano, Ramos ‘tiró una pared’ al vecino del sur, “es necesario recalcar que todos nuestros jugadores nacieron en Estados Unidos, aunque tengan doble nacionalidad. Nosotros somos un país hecho de gente de todas partes y tener ascendencia mexicana es lo mismo que tener ascendencia de cualquier otra parte del mundo. En la selección mexicana en cambio hay dos jugadores nacidos en Estados Unidos”.

Campeón o no, el equipo de Ramos regresará el lunes a Estados Unidos clasificado al Mundial de Turquía, con un buen sabor por el fútbol mostrado y con el fruto de un trabajo que ya tiene líneas definidas de cara a la cita orbital, “vamos a tener una semana en abril para reunir los jugadores y tener un partido amistoso por confirmar; estaremos en el torneo de Toulon en Francia en el que creo que los rivales serán Brasil y Francia. Pero tenemos el inconveniente de que no todos los jugadores podrán estar porque los clubes no los van a poder largar a finales de marzo”.

 

Related

From the web

From the web